DARDOS: BEBERÍA CON CALDERÓN

DARDOS: BEBERÍA CON CALDERÓN

No critico a Felipe Calderón por tomarse unos tragos, si es que se los toma por la razón correcta. En más: yo sí creo que Calderón necesita tomarse unos tragos a diario. Y si no fuera porque es un individuo poco cultivado que escucha y cita a Arjona, yo mismo lo acompañaría. Me cae bien la gente que bebe.
Yo, en el lugar de Calderón, bebería hasta la inconciencia si me despertara a diario con la noticia de que hice pedazos el país que juré administrar. Yo bebería a diario si supiera que el asesinato de miles y miles de mexicanos pudo ser evitado si no lanzo una guerra estúpida contra las drogas, inspirado en razones morales (de derechas) y políticas (para legitimar el “triunfo” en 2006). Si yo fuera Calderón, despertaría todos los días con ganas de tomarme los tragos del fin del mundo. Tragos por esos miles de muertos de mi guerra idiota. Tragos por no cumplir la promesa que me dio el poder: la de dar empleos. Tragos por dividir a México entre buenos y malos. Tragos por gobernar para unos cuantos y conducir a la Nación mexicana con un grupo de amiguitos e incondicionales. Tragos por destruir la esperanza millones que esperan, desde 2000, que su compromiso con la democracia se transforme en progreso. Si fuera Calderón, me hartaría hasta el vómito con alcohol al ver cómo por mi soberbia y mi necedad miles más se siguen matando desde el Río Bravo hasta el Usumacinta. Tragos por este país de secuestradores y extorsionadores. Tragos a diario por este país de impunidad. Tragos a diario por los trabajadores malcomidos y malvestidos que ahora, además, deben sortear balazos y agresiones para conseguir el pan. Tragos por los millones de migrantes que sueñan todas las madrugadas con que la justicia social se encuentra en otra parte. Tragos por sentarme a la misma mesa de Elba Esther Gordillo. Tragos porque mi fracaso alimenta el regreso vergonzoso del PRI. Tragos por este país de monopolios inmorales. Tragos por los tramos de Estado que tuve que ceder a las televisoras en pago por su apoyo para el triunfo del 2006. Tragos porque gobierno el país que tiene al hombre más rico del mundo, Carlos Slim, y a 50 millones de miserables. Tragos por la vergüenza.
Pero, para serles honesto, yo no creo que Felipe Calderón beba por la culpa. Si bebe, es porque le gusta; no porque esté apenado por tantos muertos. Si bebe es porque está festejando, no porque esté escondiendo el rostro en la embriaguez por el país sin futuro que nos hereda. Si bebe, es porque se siente eufórico porque sus cuates y él tienen a un país, México, postrado a sus pies. Yo creo que si Calderón bebe no es por arrepentimiento por un gobierno fracasado, sino porque festeja. Por eso no acepto que se embriague, si es que lo hace, con dinero de todos nosotros. La borrachera de Calderón, si es que se la permite, me parece francamente inmoral.

escrito por: Alejandro  Páez Varela/http://www.alejandropaez.net/

1 comentario en “DARDOS: BEBERÍA CON CALDERÓN

  1. Si claro, supongo que tan inmoral como Alejandro Páez Varela, un tipo cínico acusado de violación de menores.
    El cinismo de la política hipócrita no tiene límites.
    Todo esto es sólo basura en internet

Deja un comentario