DARDOS: ME GUSTA ESTE PAÍS

DARDOS: ME GUSTA ESTE PAÍS
Pintura de Rufino Tamayo

Me gusta este país, ¿por qué no habría de decirlo? No me gustan sus políticos rastreros y depredadores, ni los monopolios insultantes, ni la falta de oportunidades para los más jodidos y para los jóvenes. Pero me gusta el espíritu de su gente, el calor que veo en el otro y ver, también en el otro, mi retrato.
Me gusta este país, ¿por qué no habría de decirlo? Aunque no resista verle la cara a los que lo mal dirigen desde el gobierno; a pesar de que me resisto a que unos cuantos controlen y manipulen todo, y todo es todo: la educación, las comunicaciones (televisión, radio, teléfonos fijos, celulares, Internet), la producción, el acceso al poder, las oportunidades, el progreso, la riqueza.
Me gusta este país y no me gusta en manos de quiénes estamos. Vomito en los partidos políticos porque son nidos de ladrones y oportunistas. Vomito en sus sindicatos corruptos y en sus líderes-alacranes. Vomito las oficinas de gobierno porque yo no recuerdo un solo trato amable a pesar de que esos que maltratan viven de nuestro salario. Vomito en los grandes empresarios, gente tan poco solidaria, que sacian su hambre de ganancias a costa de los más vulnerables: le venden alimentos chatarra a los niños; ceban a la gente con educación basura desde la televisión; chupan la sangre de la clase media con contratos de por vida para darles migajas a cambio de su derecho a una vivienda digna. Y tienen todo, y quieren más, y aunque me guste tanto este país (¿por qué no habría de decirlo?) sé que lo tendrán.
Me gusta este país: mi madre y mi padre, mis hermanos, mis amigos; mis perros, esos valles, esos cielos, esos mares; los desiertos, las montañas. Pero no soporto a sus magnates, a sus banqueros, a sus gobernantes, a sus líderes charros, a sus empresarios voraces, a sus políticos y sus campañas. No soporto las promesas, los engaños. No soporto la falta de oportunidades, una guerra idiota, tantos miserables, tanto abandonado.
Me gusta este país, ¿por qué no habría de decirlo? Lástima que esté en manos de unos cuantos que lo dirigen con los güevotes de quien se siente mayoría.
Me gusta este país aunque ya lo dejamos sin campo, sin agua, sin petróleo, sin bosques, sin llanos, sin árboles, sin pájaros. Y con el futuro, eso sí, comprometido para unos cuantos.

Alejandro Páez Varela/http://www.alejandropaez.net/


Deja un comentario