Un poema negro para una mujer fatal

Un poema negro para una mujer fatal
Bruno Cini: Femme fatal

Eres como la muerte:

Bella y serena.
En tus ojos la noche
Me acoge
Maternal.

Eres la estrella
Más lejana
Del Cosmos infinito.
Mi sueño
Más triste,
Mi dolor
Más hondo.

Eres el anhelo permanente
Siguiendo un camino
Que no me lleva
Hacia ninguna parte.

Eres la esperanza
Más inútil,
El deseo
Más impotente
En mi fría vida.

Eres mi amor
Y te amo.
A pesar de todo.
Incluso si no existes.
Incluso si solo eres
El desvarío
De mi mente alucinada.

Me has llevado
Hasta las fronteras
De la nada.
Me empujas
Hacia el abismo
De la muerte.
Y sin embargo
Te quiero.

Beso tus labios
Duros
Como la piedra.
Busco tu mirada
Que se quema
En fuegos fatuos.
Anhelo tu sonrisa
Que nunca existirá
En ese rostro
De hielo.

Deseo abrazar tu cuerpo
Desnudo
Como el viento.
Como la niebla
Que me esconde
El camino.
Como luz que viene
De otro mundo.

Deseo saber a qué sabe
El amor de
Un fantasma.
A qué huele tu sexo
Transparente, cristalino.

Deseo saber si tu corazón
Aún palpita.
O se quedó parado
Como el reloj cósmico
De la eternidad,
Sin números, sin agujas
Sin tiempo,
Sin vida,
En la sutil frontera
Entre el Cosmos y la Nada.

Deseo saber quién eres
Amor mío.
Aunque caiga en el abismo
Del Noser.
Aunque la respuesta
A ese misterio
Sea mi tumba
Para siempre.

Fuente: http://www.predicado.com

Deja un comentario