Vida con la heroína

A raíz que colgué un articulo sobre la heroína (potro,caballo,jaco, burro….) me llegó este comentario-relato:


Vida con la heroína

¿ Se puede realmente vivir mientras se consume heroína ? Algunas personas realmente no parece que puedan salir del infierno, pero otros muchos luchan; y si se lucha contra la adicción en algún momento llegan los premios.

Janis nos deja el siguiente comentario en Experiencia con la heroína . Me resulta complicado decir algo, si necesitas ayuda busca profesionales que sin duda te ayudarán en algún centro de salud o centro de desintoxicación… déjalo para siempre, es posible.


Desde España…Hola, descubrí esta página por casualidad, buscando si es posible más información sobre heroína o metadona. Desde siempre, me atrajeron las drogas, como una forma de trasladar la mente a otros estados, otra realidad, otras sensaciones,… probé todo lo que caía en mis manos. Probé la heroína con dieciséis años, pero no fue hasta los veintiuno cuando empecé a tontear seriamente con ella, siempre fumada y por épocas, hasta que me atrapó. Entre tanto, cocaína, alucinógenos, ansiolíticos, crack,… Fueron etapas emocionantes, viajes hacia sabe Dios dónde. Pero cuando los monos empezaron a ser serios desapareció todo lo demás, desde que te levantas hasta que te duermes sólo estás pendiente de una cosa, como conseguir una dosis más haber si de una vez quedas satisfecha, como al principio, y lo más importante, asegurar la postura para mañana, porque sin tu desayuno eres incapaz de hacer nada más que no sea retorcerte en tu ansiedad. Así me tiré un par de años, a saco con todo, dejé de comer hasta pesar cuarenta y cinco kilos, la memoria me empezó a fallar catastróficamente hasta el punto de no recordar hacia que lado va el palito del 1. Y… sumergida en mi burbuja letal comprendí que era el momento de parar. Coincidió con el reencuentro del hombre de mi vida y con el apoyo de mi familia, en ocho días de tratamiento con metadona lo dejé. No acabó ahí, la recuperación fue lenta, a penas tenía fuerza para andar y el bajón moral fue importante. Perdí mi estudio de tatuaje y empezar de nuevo en ese estado fue bastante duro. Además de otras cosas.

Por suerte, conservo el buen aspecto y cierta integridad moral, que muchos pierden por el camino. Y creo que a veces, tengo una suerte que no merezco.

Después de un año limpia, con varias decepciones a cuestas, volví a garbear. Viviendo con mi chico, siempre a escondidas, e ingeniándomelas para que no me note nunca ni el puesto ni el monillo. Me volví a desenganchar en secreto con metadona pillada en los suburbios y aprovechando un viaje con mis padres. El orgullo me duró un mes y medio, supongo que la rutina puede conmigo, y ahora voy alternando heroína y metadona, sé que lo hago mal, sé que me va a pasar factura, pero mantener una estabilidad emocional me resulta tremendamente complicado y la heroína me la dá, cuando no me falta, claro. La conciencia ya se acostumbró a la mentira y …. Bueno, así manejo mi vida.

Más que un comentario, ésto es una confesión en toda regla, no tengo ninguna moraleja para el final. Cada uno que saque sus propias conclusiones. Gracias por “escucharme”

Ahí se los dejo, la verdad es  que no me apetece hacer ningún comentario, solo les puedo decir que no le entren al tema………..

“Caminabamos como zombies en busca del alimento sagrado

había zonas habituales

no sabíamos si íbamos a pillar algo bueno, nos gustaba el “brown sugar”

Lo preferíamos , el caballo blanco era para los peras….

hacíamos fila cuando llegaba el proveedor

Dame un cuarto

mil duros de aquellos…….

Agarrabas la papelina y eras capitán general”

http://www.betito33.com

Deja un comentario