¿Alguien cree todavía en la Astrología?

¿Alguien cree todavía en la Astrología?

Ayer tuve una conversación que me gustaría trasladar a los lectores de este blog.

Yo hace tiempo que mantengo que en realidad, ya nadie cree en la astrología. Leemos los horóscopos por curiosidad. Pero en el fondo, ninguna persona con un mínimo de pensamiento crítico les hace caso.

 

“Pues hay físicos que sí creen en la astrología” me dijeron ayer. “Dime uno” repliqué. Y aquí lanzo mi pregunta: ¿Conocéis algún científico de profesión que defienda la astrología? Incluso abro el campo a filósofos o pensadores de otros ámbitos. ¿Conocéis algún intelectual de cierto reconocimiento que crea de verdad en los horóscopos? Yo apuesto que ninguno.

 

Sin duda habrá formulaciones más sofisticadas, pero por astrología me refiero al principio básico de que la posición de astros celestes a miles de millones de kilómetros de distancia haya determinado parte de nuestra personalidad y marque nuestro destino en función de si nacimos en septiembre u octubre, ya sea en Málaga o Santander. Me resulta algo tan sumamente inconcebible, que me resulta inaudito que alguien con un mínimo de capacidad de reflexión y pensamiento analítico pueda creerlo.

 

¿O me equivoco? ¿Alguien por aquí cree en la astrología? Claro que hay astrólogos defendiendo su trabajo, y medios (cada vez menos) publicando horóscopos siempre asociados a un lucrativo anuncio de teléfono. Y podemos encontrar gente inteligente que, como alguno de los que conversaba ayer, le ofrezcan el beneficio de la duda. Pero siempre son dudas. No recuerdo haberme encontrado a alguien (es cierto que no suelo sacar el tema) que me defienda convencido/a que sí cree en los horóscopos. Y sobre todo, cuando les pides analizar el sinsentido de que la posición de los astros determine parte de tu personalidad y sirva para pronosticar sucesos futuros, admiten que es algo irrisorio. “¡La Luna genera mareas!” llega a decir uno. Pero no hace falta más que un breve silencio y mirada expectante para que claudique y él mismo reconozca que “claro; no es lo mismo”.

 

No se si los reductos de teléfonos o asociaciones de astrólogos son perniciosos o no. Confieso que no están en mi lista de preocupaciones. Aunque sí confieso que me parece una falta de respeto a, empezando por el filósofo Francis Bacon, todos los pensadores que han confiado en el método científico para intentar entender cómo funciona el mundo, la vida y nuestra mente; y han contribuido a enriquecer la cultura humana aportando nuevas ideas y desterrando las viejas.

 

Por eso veo a la astrología como algo ya marginal. No creo que llegue a desaparecer por su componente de curiosidad, por la necesidad de respuestas que tenemos en momentos de desesperación, y por las distorsiones cognitivas de la realidad que nos hacen encontrar asociaciones entre hechos inconexos. Pero insisto: me parece ya algo desterrado de cualquier planteamiento intelectual serio. ¿o no es así?

http://lacomunidad.elpais.com/apuntes-cientificos-desde-el-mit/posts

Deja un comentario