¿Dónde está México?

¿Dónde está México?

Descartemos la fraseología del holocausto, la demencia nacional, el genocidio y la violencia colombiana como explicación o descripción de lo que pasa en México.

¿Qué pasa en México?

En México hay una espiral homicida cuyos resortes precisos nadie ha podido explicar: ni el gobierno ni los medios, ni los observadores especializados.

Las hipótesis más convincentes hasta ahora son las esbozadas, con rigor y cautela, por Fernando Escalante Gonzalbo y Eduardo Guerrero.*

Es una espiral de violencia asociada sin duda a la estrategia de combate al crimen del gobierno de Felipe Calderón, pero es una violencia que, aun en su ritmo desquiciante, no alcanza para poner a México entre los más violentos del continente ni del mundo.

Puesto todo junto, en 2010 México tuvo un promedio de 19 homicidios por cada cien mil habitantes México. Son más del doble de los que tenía hace tres años, pero son todavía menos que los 22 por cada cien mil de Brasil, los 39 por cada cien mil de Colombia, los 49 por cada cien mil de Venezuela, los 52 por cada cien mil de Guatemala, los 60 por cada cien mil de Venezuela, los 96 por cada cien mil de Nueva Orleans o los 44 por cada cien mil de Washington. (un buen resumen de datos de fuentes autorizadas en www.Mexicomaxico.Org/Voto/HomicidiosMundo.htm).

Sé que llegado a cierto punto de combustión ni a la gente ni a los medios les interesan las cifras, sino los hechos notorios y los resultados concretos. Pero en este caso las cifras son también notorias y concretas.

En México se ha soltado una máquina de matar (Según Fernando Escalante, varias). Los homicidios han crecido brutalmente en los últimos tres años. Durante 2007 hubo, cifras redondas, 8 mil 500 homicidios. En 2008, más de 14 mil. En 2009, casi 20 mil. La cifra de la Secretaría de Seguridad Pública para 2010 es de poco más de 20 mil.

Están muy lejos de ser las cifras de un país pacífico pero están lejos también de ser las del país más violento del mundo. Y sin embargo México navega ya con esa etiqueta por el planeta.

Las brutalidades homicidas han tomado por asalto la imaginación del país, sus rutinas informativas.

Y eso que los medios acabamos de suscribir un acuerdo de mesura respecto de la información sobre la violencia. Ah, los acuerdos.

*De Fernando Escalante pueden consultarse: “La violencia 1990-2009”, Nexos núm. 381, septiembre 2009, y “La muerte tiene permiso. Homicidios 2008-2009”, Nexos núm. 397, enero 2011. De Eduardo Guerrero: “Los hoyos negros de la estrategia contra el narco”, Nexos, agosto 2010, núm. 392. Y “Cómo reducir la violencia en México”, Nexos, núm. 395, noviembre 2010.

Héctor Aguilar Camín/mileniodiario

 

Deja un comentario