¿Y si borramos nuestros recuerdos?

¿Y si borramos nuestros recuerdos?

Imagina por un momento, borrarlo todo. Borrar las tardes muertas, el tiempo cansado, esas mañanas en las que es imposible madrugar. Imagina hacer desaparecer las risas, las lágrimas, los gestos de complicidad, las miradas hurañas, el odio hacia el mundo, o mismamente el amor hacia él. Olvida que existes, que te miran, que te odian, que te admiran, olvida que tienes dinero o que careces de él. Olvida que hoy no te fumaste el cigarrillo de después. Olvida que el Euribor está en sus mínimos históricos, y si es posible intenta olvidar que todavía no hay comida para todos los ciudadanos del mundo. Entonces párate a pensar, no, mejor no pienses, olvida también eso, cierra los ojos y una vez aislado del ruido (visual, acústico y mental), simplemente siente, siente lo que quieras pero siente, siente puramente, sin “síes” ni “noes” ni contradicciones o contraindicaciones. Y si no eres capaz de olvidarlo todo, y seguir sintiendo…

Entonces querido amigo, mi más sentido pésame, y hasta otra.

 

Deja un comentario