“Jobs se ha cargado la música”

“Jobs se ha cargado la música”

La que ha liado el conocido cantante Jon Bon Jovi al afirmar que “Steve Jobs es personalmente responsable de haber acabado con la industria musical”. No se trata de un ataque de alguien con animadversión hacia Apple o sus productos, sino una amarga crítica al cambio de modelo de negocio, impulsado, entre otros, por el carismático CEO de Cupertino. La frase tiene su enjundia, puesto que el cantante pone el dedo en la llaga al criticar un cambio de hábitos que, desde luego, él no comparte. Antes, los jóvenes de su generación ahorraban dinero para comprar un compact con todas sus canciones. Uno no podía comprar una sola canción, sino todo el lote. Por ahí van los tiros.

Esta inesperada nostalgia tampoco responde a una cuestión económica, porque Bon Jovi vende muy bien en iTunes, la misma tienda de música que critica amargamente. Se trata, pues, de una cuestión de hábitos: “Los chavales de hoy en día se han perdido la experiencia de ponerse los auriculares, poner el volumen a tope, cerrar los ojos y perderse dentro de un álbum”, afirma el cantante. Curiosamente, no critica las descargas ilegales de música, sino el modo con el que la conocida como ‘generación Z’ consume música hoy en día. El arrebato de Bon Jovi contra Apple no es gratuito, puesto que iTunes se ha convertido ya en la primera tienda de música de Estados Unidos con su fórmula de venta de canciones a golpe de clic.

Con todo, la relación de los músicos con la Red ha sido, en ocasiones, bastante turbulenta. Recordemos, si no, a Prince, cuando sorprendió al mundo anunciando que Internet había muerto, y es que a algunas viejas glorias les cuesta entender que el CD es ya un formato obsoleto. Más aún, algunos piensan que incluso el modelo explotado por Apple o Amazon también ha quedado anticuado. A Spotify todavía le dura la resaca de haber superado el millón de usuarios suscritos a un servicio en el que no hay descargas: el usuario disfruta de la música en streaming por una tarifa plana mensual.

El modelo de negocio de la industria musical está en juego, y Lutz Emmerich, responsable de Spotify en nuestro país, lo tiene claro: “Los hábitos de consumo están cambiando. Antes se utilizaba el vinilo, luego el casette, después el CD. Llegaba el mp3 y ahora es Spotify. Es una evolución”, declara a El Confidencial. El modelo de Spotify se erige, además, como una alternativa a las descargas ilegales: “Spotify ha nacido para ayudar a la gente escuchar toda la música que quieren, donde quieren y cuando quieren. Y así ofrecemos una clara alternativa legal a la descarga irregular.”, sentencia Emmerich. Como diría, Bob Dylan, alguien a quien seguramente conoce Bon Jovi, Times are aChanging.

José Mendiola/http://www.elconfidencial.com

Deja un comentario