Ateos y creyentes

Ateos y creyentes

Hay una controversia ahora sobre esa iniciativa de los ateos que quieren hacer una procesión para mostrar su descreímiento. Debo decir que respeto a los creyentes tanto como respeto a los ateos. Creo que unos y otros tienen derecho a manifestar sus credos enfrentados. No me gustan las procesiones, aunque las respete. Y no iría ni a la procesión católica que tanto prolifera, ni iría tampoco a la procesión que quieren hacer los ateos. En cuanto a esta última, creo inconveniente que la hagan ahora, pues ahora les toca a los católicos, su calendario marca que esta es su fecha, y si los respetamos debemos respetar también sus fechas. En las convenciones católicas se estima que esta es la semana en la que subliman sus creencias, y tienen derecho a ser respetados en sus creencias y en sus fechas. Por supuesto que los ciudadanos que no creen en Dios tienen derecho a proclamar su creencia, y a difundirla, igual que los religiosos estiman adecuado dar voz a sus creencias para tratar de seducir ahora a otros para que les sigan. Discrepo con los ateos en su deseo de hacer coincidir su manifestación, o procesión, con estas tan abundantes que tienen ahora los creyentes. Los ateos deberían buscar un día de verano, por ejemplo el día más largo del verano, o cualquier otro momento del calendario en que la naturaleza sea realmente espléndida, si es que quieren darle protagonismo a la naturaleza. O deberían buscar en el calendario alguna fecha científicamente memorable para marcarla como es debido. Pero no me parece que deban salir a la calle para confrontar lo que creen (o no creen) con lo que creen los otros. Eso no me parece bien. Derecho tienen, desde luego, pero entre el derecho que se tiene a hacer lo que a uno le place y meterle el dedo en el ojo al vecino media un trecho. Me parece.

Juan Cruz/elpais.es

Deja un comentario