Ensalada de aguacates y langostinos

¿Creíais que en casa solo comíamos guisos y guisos de esos de toda la vida, de toma-pan-y-moja? Pues no, intentamos comer muy variado, y el capítulo ensaladas es muy importante en nuestro día a día. 

Al fotógrafo no le puedo mandar a la cama con una loncha de jamón york y un yogur, con lo cual muchas noches hago una ensalada muy variada y completa que nos sirve de plato único.

De todos los ingredientes que habitualmente pongo en las ensaladas el aguacate es uno de los que más me gustan. Por todo: por el color que aporta, por la textura tan exquisita, por sus mil propiedades que son beneficiosas para nuestra salud —como protector de nuestro corazón, ideal en dietas donde hay que cuidar el colesterol, con un alto porcentaje de vitamina E y D—. Encontrarlos al punto de consumir es ya más complicado, porque verdes no están ricos, y si los compramos muy maduros se ponen enseguida inservibles. Por lo tanto si no encuentro aguacates listos para comer, prefiero comprarlos poco maduros, y envolverlos en papel de periódico, esperar un par de días a que cojan el punto, y posponer la receta para entonces. Así me aseguro de que estén perfectos. El único hándicap que le encuentro a este producto es que me parece que tiene un precio alto, por lo menos en la zona centro.

Ensalada de aguacates y langostinos

Lo que sí quiero es comentar el cambio que ha tenido el langostino de un tiempo a esta parte. Hace años comer langostinos era una cosa magnífica, casi un lujo. Hoy en día noto que el langostino está un poco denostado, como si añadir a alguna receta langostinos fuera muy vulgar o corriente. Quizás esto sea sólo una apreciación mía. Un buen langostino es muy agradable, por lo menos para nosotros. 

Encontré en mi frutería endibias rojas —no tienen siempre—, y estaban muy ricas. Soy partidaria de comprar los productos cuanto mas naturales, mejor, y sin injertos —éste era injerto de endibia y achicoria roja—, pero de vez en cuando sucumbo a un color, y el resultado es el que os presento.

Receta
Ingredientes
1 endibia roja
2 aguacates
300 gr de langostinos
Un trocito de cebolleta fresca
Mayonesa
Unas gotas de limón
Sal gorda

Preparación
1. Poner la endibia roja en agua, para que esté bien tersa
2. Preparar la pasta de aguacate. Para ello, poner en el recipiente de la batidora, los aguacates pelados, troceados, sin hueso, unas gotas de limón, un poco de sal, la mitad de los langostinos y un trocito de cebolleta fresca. Batir bien hasta obtener una pasta muy espesa. Reservar en el frigorífico.
3. Preparar una mayonesa. En un recipiente poner un poco de aceite de oliva, sal y un huevo. Mientras lo batimos, vamos añadiendo más aceite, hasta que consigamos que quede una mayonesa espesa. Rectificar el sabor con limón o vinagre al gusto. Reservar.
4. Para montar la ensalada, poner las hojas de endibia. Encima colocar un aro de emplatar, y servir la pasta de aguacate. A continuación poner los langostinos y servir la mayonesa en una manga pastelera para darle un toque diferente.
5. Echar una pizca de sal gorda en las hojas de endibia.

Tenéis que tener en cuenta que el aguacate ennegrece muy rápidamente, a pesar de que el limón retrasa un poco este proceso. Para ello os recomiendo hacer la pasta de aguacate y consumirla cuanto antes.

Visto en: http://webosfritos.es

 

Deja un comentario