Están matando a la selección

Están matando a la selección

Nadie sale tan herido de los últimos acontecimientos como la Selección Española. El campeón del mundo formado en mayoría por futbolistas de Barcelona y Real Madrid, enfrenta en su propio país al peor enemigo.

El tema rebasa la lógica. Es en toda regla un caso de bipolaridad. Hace un año en esa misma esquina del Paseo de la Castellana miles de españoles festejaban los triunfos de su selección. Pocos momentos en la historia de la España moderna fueron un motivo tan poderoso de unidad como los goles de Puyol a Alemania y de Iniesta a Holanda. Con esa misma intensidad en sentido contrario los sentimientos por esas imágenes han desaparecido de la memoria colectiva. Puyol catalán e Iniesta manchego, juegan para el Barsa. Suficiente para ser olvidados. En las últimas horas, incluso dentro del estadio, llegue a escuchar frases tan fanáticas contra campeones europeos y mundiales que rayaban la frontera del crimen.

Ni Boca-River, ni Milán-Juve, ni Flamengo-Fluminense; ninguna disputa deportiva atenta en forma tan radical contra su selección nacional. La locura rebasa al aficionado, se derrama también en los medios. Esos mismos programas, diarios y periodistas que apenas en junio levantaban monumentos para cualquier futbolista que vistiera de rojo, hoy los acribillan. España vive momentos de enorme crispación social. El futbol se ha convertido en la mejor propaganda política para denunciar al enemigo. El madridismo se alinea por la derecha y el barcelonismo por la izquierda. España como equipo está en medio. Superada por dos banderas, por dos batallones, por dos historias. Sigue siendo un país dividido. Un partido es un pretexto. Afortunadamente hay gente a la que no le gusta el futbol.

José Ramón Fernandez G. de Quevedo/mileniodiario

Deja un comentario