Semanas Santas

Semanas Santas

El futbol se mantiene por semanas como estas. Sólo una fase final en Copa del Mundo puede alcanzar los niveles de heroicidad que están apunto de desatarse. Los próximos partidos serán universales. Pero en medio de la Champions y la multiplicación de los clásicos Madrid vs Barsa existen historias personales que escapan de la lógica. El juego Machester vs Chelsea (0-1) destaca por el drama de Fernando Torres, ni un solo gol desde que llegó a Stamford Bridge. La ley de probabilidades lo convierte en un asesino a sueldo. Torres tiene la obligación de marcar en Old Trafford, su misión es eliminar al Manchester, un gol suyo vale una fortuna. Si lo consigue estará a salvo, si vuelve a fallar será el gran convicto de la Premiere.

Kaká es otro ejemplo, invisible hace meses aparece en los días más importantes del Madrid en años. Ahora jugará como un peligroso incógnito. Nadie contaba con él a estas alturas. Mucho menos el Barsa donde Puyol ha desaparecido. Se lo tragó el Camp Nou. Una misteriosa lesión de rodilla lo tiene secuestrado, se sabe muy poco de él, hay quien asegura que es incurable. El hueco que dejó el capitán abrió una zanja que Abidal cubría antes del tumor en el hígado. La defensa del Barcelona parece una tragedia. Busquets sufre como central, Piqué está inconsolable y Mascherano, que recogía los platos, fue suspendido. Agreguemos el ligamento roto de Bojan. En el momento más ácido de la temporada Guardiola convierte el reto en oportunidad con tres apellidos familiares: Alcantara, Fontás y Dos Santos. El Barsa acude a la homeopatía. El único equipo del mundo que busca entre sus raíces la cura de sus males. Dos semanas importantes a nivel universal pero sobre todo, espectaculares en lo personal.

José Ramón Fernandez G. de Quevedo/mileniodiario

 

Deja un comentario