Votar en contra, por las dudas

Votar en contra, por las dudas

Julio Ortega escribe en su blog sobre la elección peruana. Celebra la experiencia de no saber por quién votar, identificándose son ese conservadurismo borgiano que se mantiene al margen del entusiasmo:

Borges dijo ser conservador porque era la única opción política que renunciaba al entusiasmo. No menos irónico es el caso de quienes se declaran “liberales” pero se dedican a descalificar con violencia a quienes no lo son. Los liberales son unos señores reposados que creen que la verdad está al medio; y su deportivo escepticismo los hace más civiles y relativistas. El liberalismo descree de las luces extremas, las de los iluminados; cultiva, más bien, una zona gris, esa gama de matices que llamamos tolerancia. Los neo-liberales (o neo-cons) son los marxistas de hoy: están poseídos por convicciones incólumes, autoritariamente jerárquicas, y nos ven a los demás como neófitos en trance de aprendizaje, a punto de ser salvados por la verdad universal del mercado.

Visto en: http://blogjesussilvaherzogm.typepad.com/

 

Deja un comentario