Fernando Vallejo: PRI semillero de Cárteles; Calderón, indigno

Por: Salvador Camarena | 28 de noviembre de 2011

Vallejo
Vallejo recibe el diploma del premio Fil de manos de Consuelo Sáizar, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) Foto: José Méndez (EFE)

Contra los políticos, a favor de los animales. Fernando Vallejo, escritor nacido en Colombia que vive en México desde hace 40 años, recibió el sábado en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara el premio de Literatura en Lenguas Romances 2011. En el discurso de agradecimiento (aquí versión íntegra recogida por animalpolitico) anunció que donará a dos organizaciones que trabajan con perros los 150 mil dólares del galardón, dinero que él, dijo, hubiera preferido no tocar porque por influencia de su madre cada que lo hace tiene que lavarse las manos. “Cada que cogíamos una moneda, mi mamá nos decía: “Vaya lávese las manos m’hijo, que tocó plata”. (Allá –en Colombia– a los niños les hablan de ‘usted’.) De unos niños educados así, ¿qué se podía esperar? Puros pobres. Me hubieran educado en la escuela del PRI, y hoy estaría millonario”.

Aquí otros tres extractos del discurso de Vallejo, donde critica tanto a los priistas que gobernaron México durante 70 años como a Vicente Fox, a quién sólo mencionó como “gallo con botas”:

–“Mira, Bartola, ái te dejo estos dos pesos. Pagas la renta, el teléfono y la luz. De lo que sobre, coges d’iái para tu gasto. Guárdame el resto pa comprarme mi alipús”. Ta ra ta ta ta tán. Ésa era la que le cantaba todavía a México el PRI cuando llegué de Nueva York hace cuarenta años. Y se la siguió cantando otros treinta, hasta ajustar setenta, cuando los tumbó mi gallo. ¡Qué noche tan inolvidable aquella cuando lo dijeron por televisión! (…) (El compositor vernáculo mexicano) Fernando Rosas murió joven, una noche, allá por 1960, en Acapulco. Lo mataron por defender a un borracho al que estaba apaleando la policía. Fernando Rosas, tocayo, paisano, te mató la policía de Acapulco, los esbirros del presidente municipal. La siniestra policía del PRI, semillero de todos los cárteles de México.

–Mi gallo era un gallo con botas. No bien subió al poder y se instaló en los Pinos, se infló de vanidad y se transformó en un pavorreal, y el pavorreal en un burro, y la quimera de gallo, pavorreal y burro empezó a rebuznar, a rebuznar, a rebuznar, día y noche sin parar, hasta que ajustó seis años, cuando se le ocurrió, como a Perón con Evita o con Isabelita, que podía seguir rebuznando otros seis a través de su mujer. No se le hizo, no pudo ser. Hoy de vez en cuando rebuzna, pero poco, y lo critican. ¡Por qué! Déjenlo que rebuzne, que se exprese, que él también tiene derecho. Yo soy defensor de los animales. Yo quiero a los burros, a los pavorreales, a los perros, a los gallos.

No votes. No te dejes engañar por los bribones de la democracia, y recuerda siempre que: que no hay servidores públicos sino aprovechadores públicos. Escoger al malo para evitar al peor es inmoral. No alcahuetees a ninguno de estos sinvergüenzas con tu voto. Que el que llegue llegue respaldado por el viento y por el voto de su madre. Y si por la falta de tu voto, porque el día de las elecciones no saliste a votar un tirano se apodera de tu país, ¡mátalo!”.

Más tarde, en rueda de prensa, Vallejo también criticaría a Felipe Calderón: “Calderón es un hombre indigno del puesto que ocupa, él no puede presidir el destino de 110 millones de personas, porque no es nadie ni ha hecho nada por México, sino es un vivo de la política. Él como su antecesor (Vicente Fox) se apoderaron de un partido limpio, como era el PAN, de sus posibilidades electorales ydejaron impunes todos los delitos, todo el saqueo, todo el envilecimiento que el PRI provocó a México en 70 años”, según recoge el diario Milenio en su información.

http://blogs.elpais.com/contando-america/

Deja un comentario