Memorias de una Geisha

El corazon muere de muerte lenta, mudando cada esperanza como las hojas de un arbol, hasta que no queda ninguna. No hay esperanza, no queda nada.

Ella se pinta el rostro para ocultar su rostro, sus ojos son como el agua profunda, el deseo no existe para la geisha, el sentimiento no existe para la geisha.
La geisha es una artista del mundo etéreo; ella baila, canta, te entretiene todo lo que quieras. Lo demás son sombras, los demás es secreto.

Fuente; http://carmenlobo.blogcindario.com

Deja un comentario