Solomillo de cerdo con piña

Si tuvieramos que elegir una carne versátil, a la que le van bien mil combinaciones distintas, a la que le sientan bien prácticamente todas las salsas y que se viene arriba con las guarniciones es el solomillo de cerdo. Si a esto le añadimos un precio adsequible se convierte en un ingrediente estrella en la cocina de nuestras casas.

 

Solomillo de cerdo con piña

La de hoy es una receta conocida, solomillo de cerdo con piña, pero presentada de una manera diferente. Lo vi claramente cuando compré la piña, alargada, hermosa, y con garantía de que iba a salir estupenda, ya que las de la marca ‘El Monte’ salen muy ricas, muy dulces, tersas y con un punto de maduración muy equilibrado. En ese momento, y acordándome del solomillo que había comprado la tarde de antes, me vino a la cabeza como estaría el solomillo metido en el centro de la piña, y no me equivoqué en absoluto: fantásico. El solomillo queda muy jugoso y la piña le aporta el sabor tan especial que todos conocemos.Me gusta mucho más utilizar piña natural; me parece que la que está en almíbar no le aporta a este plato el punto entre ácido y dulce que tiene una buena piña natural. Le puse al solomillo un corazón de arándanos deshidratados que compré en Mercadona, para que le aportara vistosidad y ese punto de sabor tan peculiar. Por lo demás, vais a ver que se puede hacer con anterioridad, y que es de las recetas más fáciles de trabajar. Sólo encuentro un poco de dificultad en quitar el corazón y la corteza a la piña con el aparato que utilizamos en casa y con el que hay que hacer bastante fuerza, ya que la carne de la piña es apretada y tersa. Yo tengo la suerte de que mi fotógrafo se encarga de este menester, y a mí ya me da la pieza de piña tal y como la veis en la foto. Este maquinillo es fácil de encontrar, se encuentra en un montón de sitios donde venden cacharros de cocina, y es muy económico. La verdad es que la piña queda con un aspecto impecable, que no podríamos conseguir a mano.

Solomillo de cerdo con piña

A ello.

Receta
Ingredientes
Una piña natural hermosa
Un solomillo de cerdo, no muy grande
Sal
Pimienta
Arándanos deshidratados
100 ml de moscatel u otro licor que nos guste
1 cucharadita de Bovril —un concentrado de carne, se encuentra en supermercados, es opcional—
1 vaso de agua
El jugo que suelte la piña
1 cebolla
1 diente de ajo
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Un poco de harina

Solomillo de cerdo con piña

Preparación
1. Poner los arándanos la noche de antes en moscatel para que se hidraten.
2. Pelar la piña, ayudándonos bien del maquinillo pelapiñas, bien de un buen cuchillo y paciencia, quitando la corteza y luego el corazón. Aún cuando usemos maquinillo tendremos que ayudarnos de un cuchillo para agrandar un poco el agujero central, de manera que nos quepa dentro el solomillo. Iremos recogiendo en un bol el jugo que suelte en toda la operación.
3. Dejar el solomillo limpio de la piel fina que lo recubre, abrirlo por la mitad, salpimentar y poner los arándanos en el centro.

Solomillo de cerdo con piña

4. Enroscar muy apretado y coser con hilo especial para estas cosas, o si no tenéis, con un hilo de algodón fino. Echarle sal por fuera.

Solomillo de cerdo con piña

5. Pasar el solomillo por harina. Poner en una sartén el aceite, y mientras este se caleinta, dorar un ajo. Retirar el ajo —es solo para dar sabor—. Con un poco de paciencia freír bien la carne para que se selle por todos los lados y quede jugosa. Mientras se fríe poner en esta misma sartén la cebolla cortada en gajos grandes para que se vaya sofriendo un poco.
6. Sacar la carne y dejarla templar. Quitar el hilo ahora que ya está sellada. A continuación meterla dentro de la piña, con cuidado. Si se rompe ésta en algún lado, lo solucionaremos atando la piña con el mismo hilo de cocinar en la zona en que se nos haya roto. Esto suele pasar si la piña está muy madura, por lo que es más dificil su manipulación. Dejarlo en una bandeja apta para horno.
7. Precalentar el horno a 200º, calor arriba y abajo.
8. Pasar la cebolla en un vaso de una batidora con el jugo que nos haya quedado de la piña, el moscatel de hidratar las frambuesas, y el aceite que nos haya quedado al freír la carne. Añadir un vaso de agua y la cucharadita de Bovril.
9. Poner todo con el rollo de piña y solomillo en el horno unos 20-25 minutos. El tiempo es orientativo; esta carne se hace con facilidad y la piña no tarda mucho. Salsear por encima cada 5 minutos.
10. Reservar la carne empiñada. Colar el caldo, y en una cacerola ponerlo a calentar para que reduzca un poco. Rectificar de sal si hace falta, o igual hace falta un golpe de pimienta molida, al gusto. Si nos gusta más espesa añadir un poco de Maizena exprés, que para arreglar salsas es mano de santo.
11. Cuando la carne esté fría, cortar rodajas con un cuchillo afilado. Se corta muy fácil, pero hay que manipularlo con cuidado, para que la piña no se deshaga en exceso.
12. Servir templado con la salsa muy caliente.

Consejos

  • La piña natural es más delicada de manipular que la de lata, pero no tiene nada que ver con ninguna envasada. Éxito seguro si nos procuramos una piña dulce, pero dura.

  • El tiempo del horno será orientativo, en la mía gusta que quede hecha, pero ya os comento que eso va en los gustos de nuestros comensales.

Un clásico de siempre, un poco renovado en la presentación y con un sabor estupendo y ¡tan fácil! Espero que os guste.

Con esta receta estos webos participan en el concurso de Gourmet Rural que ha organizado el Blog de Cuina de la Dolorss.

Su de la Mancha

http://webosfritos.es/

1 comentario en “Solomillo de cerdo con piña”

Deja un comentario