Un piano para el mar

Un piano para el mar
http://marazulmalaga.blogspot.com

Soñé que el mar entraba por una ventana y se metía al piano. Corrió la espuma entre las teclas y el agua por todas partes. Hacía ruido el mar. Su hermoso ruido. Y junto al piano había una niña mirando. En paz, como si todo le resultara natural. Yo estaba en el sueño, con alguien más, alguien querido y de confianza, un hombre, pero no sé quién. Sólo que era alguien tan encantado como yo con el espectáculo. La niña no se movía. Y yo le tomé una foto con mi teléfono. Tengo el recuerdo vívido de que fui feliz en este sueño. Desperté sin zozobra, sin decepción del mundo, pero segura de que había estado en un lugar extraordinario del que sólo yo sabría. Raro ese mar que entraba con ardor por la ventana: avasallando y generoso al mismo tiempo. Traté de contarles a otros la emoción de ese instante, yo no sé cuánto duren los sueños. Me han oído con agrado, condescendientes, pero no he podido tocarlos con la belleza que sentí. ¿Para qué sirve la visión del mar dentro de un cuarto? Preso y libre, al mismo tiempo. Y la niña envuelta en él. Como dibujada, inmutable e intacta. ¿Qué hago con esta imagen que no sea contarla aquí, con la esperanza de que a ustedes le guste.

Angeles Mastretta/http://lacomunidad.elpais.com/puerto-libre/posts

Deja un comentario