C’est la vie

Le dijeron que su felicidad dependería de con qué se conformara. Aquel mismo día decidió dejar de soñar. 

Muchos años después supo que le habían engañado.

Fuente: http://desdeelrincon2.blogspot.com



Deja un comentario