Crema de lentejas

Vamos con un plato de diario.

Personalmente creo que esta crema es de las más ricas y saludables que hay. La legumbre de buena calidad cocinada sin pasarla por el pasapuré es absolutamente fantástica, pero a mí me gusta alternar, y una semana pongo la lenteja entera, y a la siguiente, toca en crema.

Ya de por sí, el color de esta crema no es muy agradecido, por lo cual, me niego a presentarlo en la mesa así, sin más. Se tarda exactamente un par de minutos, en darle un toque de color, y así cuando lo llevamos a la mesa, por lo menos tendremos algún comentario que le dé vidilla a la comida. En mi caso, tengo tres:

  • ¡Hum! Vaya pinta más buena. ¡Con lo que me gusta el toque de pan frito…!

  • A mí así con la zanahoria no me gusta…

  • Anda, calla y comételo, que si no mamá se enfada… Y además, está muy bueno…

Evidentemente no hay que ser un lince para descubrir que el primero corresponde a mi marido, que más agradecido no puede ser, el segundo a mi hija pequeña y el último a la mayor.

Esta crema será extraordinaria: 

  • Si le ponemos la mejor lenteja y las mejores verduras para acompañarlas. Yo me decanto por comprarla a granel en mi frutería, con garantía de que es de buena calidad. No soy de las que compro la legumbre como sea. No da igual, aunque la vaya a hacer puré. Es fundamental una lenteja con buena carne y buen sabor, no puedo con las que son solo pellejo.

  • Para el aliño, siempre me reservo el mejor aceite de oliva virgen extra y el pimentón de la Vera que me regaló mi vecino Gonzalo, y que tiene un sabor fantástico.

  • El pan frito con el que acompaño el plato, siempre más rico si es sobado, y frito también con un aceite de la mejor calidad.

  • ¿Pasapurés o batidora? Pues depende. Lo ideal es el pasapuré, porque se conserva mejor el color, y no le metemos aire a la crema, pero en él quedan también los restos de la piel, y con ella, parte de las propiedades de la lenteja. Lo que pasa es que muchas veces voy con prisa, y le meto la batidora, y además de aprovechar hasta las pieles, ahorro tiempo, y queda rico.

La crema de lentejas solo tiene un truco además de la ya comentada calidad en sus ingredientes, y es no dejarlo espeso, porque en cuanto se enfría un poco, coge la textura idónea. Si cuando está caliente está ya espeso, en cuanto lo pongamos en la mesa será hormigón armado. Ojo a este tema, aquellos que no lo hayáis hecho nunca.

Receta
Ingredientes
Para la crema
500 gr de lentejas
1 cebolleta fresca
½ puerro
1 zanahoria
Un tomate maduro hermoso
Sal

Para el sofrito
8 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Una cucharadita de pimentón dulce de la Vera

Para adornar
Pan de miga prieta un par de días de antigüedad
Unas zanahorias baby —yo las compro en Mercadona, en la zona de congelados—
Una ramita de cualquier planta aromática

Preparación
1. Poner a cocer las lentejas en una olla a presión, con abundante agua, con las verduras limpias y en crudo. Quitar la piel y el culo al tomate, y echarlo. Añadir un poco de sal.
2. Cuando pasen 15 minutos retirar del fuego la olla. El tiempo de la cocción depende mucho del agua de cada zona.
3. Reservar en un recipiente aparte un poco de caldo de la cocción, para ir rectificando el espesor.
4. Pasar las lentejas y las verduras con un pasapurés, e ir añadiendo poco a poco caldo de la cocción, hasta que consigamos una crema clara —ojo, que luego espesa—. Rectificar de sal si es necesario.
5. En una sartén poner el aceite de oliva virgen extra a calentar. Cuando está muy caliente retirar del fuego y echar la cucharada de pimentón dulce, y remover bien para que se fría. Al tenerlo ya sin fuego evitamos que se queme, ya que es un producto delicado en la sartén.
6. Servir la crema y añadir un chorrito del aceite frito con el pimentón.
7. En una sartén pequeña poner aceite de oliva virgen extra, en cantidad suficiente para que cubra el pan, y procedemos a freírlo con cuidado, ya que enseguida coge color. Poner a escurrir en un papel de cocina absorbente.
8. En una cacerola poner agua a hervir con una pizca de sal. Dar un hervor a las zanahorias baby, que como son de las que venden congeladas, cogen el punto enseguida. Escurrir.
9. Adornar la crema con la tosta de pan frito, un par de zanahorias, y un toque de color con alguna planta aromática que os apetezca.

¿Se puede o no, convertir una comida de lunes en un primer plato de lo más sano, barato, interesante, y muy rico?

Fuente: http://webosfritos.es/

Deja un comentario