Chávez vs Capriles, el pronóstico imposible

Capriles Economist
Así lo publicó The Economist en su portal.

Proviene de una familia de clase alta con negocios en el sector de la construcción y dueña de Cinex, la cadena de cines más grande del país. Por el lado materno proviene de una familia de inmigrantes judíos polacos que llegaron a Venezuela huyendo de la segunda guerra mundial”, así comienza el portal La silla vacía el perfil de Henrique Capriles Radonski (julio 11 de 1972), desde el domingo la esperanza de la oposición para derrotar en octubre al presidente venezolano Hugo Chávez.

El portal agrega que “es abogado de la Universidad Católica Andrés Bello y tiene una especialización en derecho tributario de la Universidad Central de Venezuela. (…) Tiene una trayectoria de más de 14 años en la vida pública. A finales de los 90 fue la persona más joven en llegar al Congreso y, con apenas 26 años, en 1999 presidió la Cámara de Diputados como representante del Comité de Organización Política Electoral Independiente, Copei). En 2000 Capriles fue elegido alcalde del municipio de Barata, ubicado en el distrito metropolitano de Caracas, ahora por el partido Primero Justicia”.

Finalmente, se reseña su paso de cuatro meses en 2004 por la cárcel, luego de que tras el intento de golpe de estado a Chávez,  “el entonces alcalde fue acusado de negligencia por no haber dispersado las protestas violentas que se produjeron frente a la Embajada de Cuba”.

¿Pero qué aspectos han sido claves para el triunfo de Capriles el domingo y sobre todo cómo luce el camino al 7 de octubre, fecha de la elección presidencial venezolana? Esto es lo que reseñaron La Silla Vacía, The Economist, The Guardian y The New York Times al respecto. Las publicaciones coinciden en señalar que Hugo Chávez es poseedor todavía de un gran carisma y popularidad entre los venezolanos. Si bien reseñan que la oposición tiene una oportunidad real, ven una batalla de difícil pronóstico.

El portal colombiano asienta que “su estilo informal para hacer política le ha permitido entrar en las clases populares, en donde tradicionalmente la oposición no ha logrado tener éxito electoral. Capriles, que se declara un católico devoto y mariano, ha manifestado su admiración por el modelo de Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil y se ha distanciado de la confrontación, al punto en que ha coincidido con algunas posturas de Chávez como los programas sociales o las relaciones con China.

“En efecto, en la Gobernación creó el plan Hambre Cero —similar a las misiones sociales de Chávez— el cual subsidió la alimentación, vivienda y educación de más de 2.500 familias pobres, promovió políticas de emprendimiento y regaló viviendas a más de 120 mil mirandinos. Y en 2010 fue aplaudido por su gestión durante las inundaciones que golpearon al país, a pesar de que el gobierno nacional se negó a girarle fondos al estado de Miranda”.

Por su parte, en un texto titulado Mano a manoThe Economist destaca que “el retador va a enfrentar una batalla cuesta arribaCapriles no puede igualar el carisma de Chávezque sigue siendo el político más popular de Venezuela. En las anteriores campañas el presidente ha gastado sin control dinero público y ha metido a sus seguidores como autoridades electorales, lo que le ha permitido esquivar las reglas de la contienda e incluso quizá modificar el resultado. ‘Si no tienes testigos en las casillas electorales, puede estar seguro de que los votos será robados’, ha dicho Capriles”.

The Guardian publicó que “la magnitud de su victoria le dará a Capriles momentum al arranque mismo de su maratónica campaña de ocho meses en contra del extraordinario carisma del presidente Chávez y su maquinaria electoral. Después de 13 años en el poder, el mandatario de 57 años de edad sigue siendo popular, con índices por arriba del 50%, lo que lo hace el favorito para ganar en octubre. Aunque las mismas encuestas muestran la preocupación de los venezolanos por los crímenes violentos, la inflación y la menguada infraestructura, lo que podría costarle a Chávez perder su oportunidad de un tercer mandato de seis años”.

El diario británico agrega que “anticipándose a la victoria de Capriles, los medios estatales lo han mostrado como vástago malcriado de las desprestigiadas élites que antecedieron a Chávez. El gobernador, un soltero con físico de corredor, proviene de una familia rica y ha sostuvo una relación con una famosa modelo”.

The Guardian señala que “las encuestas muestran a una Venezuela dividida en tercios: uno adora a Chávez, otro tercio lo detesta y hay un tercio de la población flotante. En el pasado, Chávez se ha beneficiado de la intensa polarización”.

Sobre ese punto, The New York Times recordó que Capriles ha dicho que aspira “‘a ser el presidente de los venezolanos. El mensaje es claro. Los venezolanos están hartos de la confrotación, y la división‘. Ha criticado las políticas de Chávez pero sin mencionarlo por su nombre”. The Economist recupera otra frase que va en ese sentido: “Le deseo larga vida (a Chávez), porque quiero que vea con sus propios ojos los cambios que habrá en Venezuela”.

El Times recuerda que “antes de las primarias del domingo, Chávez ya había dicho que le daría a la oposición ‘la paliza del siglo’ en la elección general, incluso predijo que ganaría por una ventaja de 40 puntos. En 2006, Chávez se reeligió fácilmente con 63% de los votos en contra de una oposición dividida y carente de personalidades nuevas. El analista y encuestador Luis Vicente León dijo que pese a que la elección será ‘una pelea desequilibrada’, la oposición está en su mejor momento en años y la sorpresa es posible.

“El tercio de votantes indecisos es conocido como los ‘ni-nis’, ni con Chávez ni con la oposición. Para  ganar, Capriles debe convencer a esos votantes de que puede mejorar sus vidas, no solamente urgirlos a votar en contra de Chávez, explicó León”, reportó The New York Times.

http://blogs.elpais.com/contando-america

Deja un comentario