Como un respeto

Ahora, en los tiempos que corren, cuando un grupo se acerca a un restaurante, 

Como un respeto

los que van fumando frenan un poco antes de llegar.

Como un respeto

Podrían seguir al mismo ritmo y luego pararse en la puerta, pero hay como un respeto.

El motor de la historia impacta en estas pequeñas cosas. Son proyectiles muy finos, casi no se ven, pero ahí están los cráteres, eso ya no se cura.

Publicat per Ignacio Alonso/http://laabuelabloguera.blogspot.com/

Deja un comentario