El político que enfermó a cientos

Por: Salvador Camarena | 10 de febrero de 2012

Emergencia Chilapa
Centenas de personas resultaron intoxicadas tras acudir a un mitin. Las clínicas resultaron insuficientes para la emergencia. Aquí el vídeo sobre esto que pasó en un pequeño, y pobre, poblado de Guerrero, México.

Hay situaciones que moverían a la risa si no implicaran una tragedia. O serían un mal cuento –por desfasado– propio del género del realismo mágico. Primer ingrediente: un presidente municipal que quiere “mostrar músculo”, que desea que sus adversarios vean que cuenta con apoyo popular, pues pretende competir por una diputación federal. Segundo ingrediente: discrecionalidad en el manejo de recursos que permite contratar 100 camionetas en una de las zonas más pobres de México para “movilizar” a esos cientos que van a acompañar al político a su registro en la capital, distante en este caso a 100 kilómetros. Tercer elemento: algo sale mal –porque si no no hay historia digna de contarse– y 709 campesinos de los más de mil que fueronacarreados enferman al regresar a su pueblo, pues la comida que les dieron estaba en mal estado. Noche de pesadilla: cientos de personas con vómito, diarrea y peligro de deshidratación ponen al límite a un pequeño perdido en la montaña guerrerense. Toda una metáfora de que algo está podrido en la manera en que ocurren muchas elecciones mexicanas.

Chilapa de Álvarez, Guerrero, está en los últimos lugares de desarrollo humano medidos por la ONU en un estado que es campeón en marginación en México. El presidente municipal de ese pueblo se llama Sergio Dolores Flores (apellidos dignos de esta historia) y quiere ser diputado federal. El martes rentó camionetas y humanos. Es decir, acarreó a un millar de campesinos e indígenas para que le gritaran vivas al momento de tramitar su registro en Chilpancingo. Los acarreados recibieron, como siempre ocurre en muchas partes de México, su “torta y refresco”, que no siempre es estrictamente eso (en vez de bocadillos, a veces es una barbacoa –carnero o res preparados al horno–, o unas carnitas de cerdo). En esta ocasión fueron tacos de arroz con huevo. Todo hubiera sido normal, pero algo estaba podrido y cientos de acarreados enfermaron. Se requirieron diez ambulancias y 127 médicos y enfermeras para brindar auxilio a quienes resultaron intoxicados; afortunadamente nadie murió.

Los acarreados los inventó en México el PRI, pero ahora son patrimonio de todos los partidos. Hay, que duda cabe, ciudadanos que acuden a los mítines políticos por convicción, pero siempre serán los menos. Donde haya un político en campaña habrá decenas de camiones contratados por el candidato para movilizar a las masas —acarrear— que harán que el acto proselitista parezca multitudinario.

En el paroxismo, ayer las autoridades de salubridad de Guerrero invitaban a la población a que si van a acudir a un mitin –México todo estará en campaña electoral de aquí a julio– lleven su propia comida. Eso no va a ocurrir. No en muchas poblaciones de un país donde los pobres son usados para montar una escenografía que todos saben que es una farsa: es el ritual de los mítines donde los asistentes ni el nombre del candidato saben, están ahí porque les ofrecieron comida gratis y acaso algo más. Montaje que todos los partidos respetan porque tu acarreado de hoy puede ser mi acarreado de mañana.

Y en el manual del acarreado, el candidato siempre pone la torta y el refresco, faltaba más. Aunque luego don Sergio Dolores Flores se haga el desentendido y diga que no sabe quién es el responsable de que la comida haya enfermado a 709 personas. Vaya que cuando se propone algo don Sergio lo logra: quería que su registro como aspirante a diputado fuera todo un evento, y hoy ya todo México sabe que fue en su mitin donde cientos de acarreados resultaron intoxicados.

http://blogs.elpais.com/contando-america

Deja un comentario