Lentejas con espinacas

Por: Mikel López Iturriaga | 14 de febrero de 2012

Lentejas con espinacas
Maravillas de la cocina clásica. / AINHOA GOMÀ

 

Tenía ganas de hacer una receta clasicona. A veces pienso que las ansias por proponer platos originales me llevan a perder el oremus, olvidando que un buen básico puede ser más eficaz que un exotismo rebuscado. Así que hoy traigo un potaje de los de toda la vida, que además viene muy bien para los fríos polares de estos días.

Aun así, como la cabra tira al monte, me he salido un poco de las pautas tradicionales en esta clase de pucheros. Por un lado, he tratado de minimizar el tiempo de cocción de la espinaca para que conserve sus propiedades. Por otro, lo he hecho 100% vegetariano, porque no me creo la máxima de que a estas sopas haya que ponerles chicha para que estén buenas. Una verdura fresca de temporada no tiene nada que envidiar a un montón de chorizo y morcilla, y además resulta mucho más apropiada si tienes que currar después de comer legumbres. Aun así, si insistes en cerdear, te animo a que añadas al cocido un poco de bacon o de panceta previamente desengrasados en una sartén caliente.

Lo que no es ninguna extravagancia de bloguero modernillo es la adición final de vinagre:creo que es bastante común en algunas zonas de España darle un golpe de acidez a las lentejas para digerirlas mejor. Al menos en casa de mis padres se hacía cuando yo era pequeño, allá por la Baja Edad Media.

Dificultad

Para cualquieras.

Ingredientes

Para 4-6 personas

  • 400 g de lentejas
  • 250 g de espinacas frescas
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 rebanada de pan de hogaza
  • 2 hojas de laurel
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • 3 cucharadas de un vinagre de buena calidad
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación

1. Poner las lentejas en una olla y cubrirlas con agua fría. Añadir el laurel y una pizca de sal y poner a fuego fuerte hasta que hierva. En el momento en el que rompa a hervir, pasar a fuego bajo y cocer durante una hora o hasta que estén tiernas, moviendo la cazuela de vez en cuando y vigiliando que no se queden secas (también se pueden hacer en la olla a presión en unos 20-30 minutos).

2. Picar la cebolla.

3. Freír el pan en una sartén con aceite y los dientes de ajo. Sacarlos cuando estén dorados, desechar el exceso de aceite si lo hubiera y pochar la cebolla picada a fuego suave unos 20 minutos. Incorporar el pimentón, remover y retirar del fuego de inmediato.

4. Cuando las lentejas estén hechas, majar el ajo con el pan y añadirlo. Si se ven muy líquidas, triturar un par de cucharones y volver a incorporarlos; si están espesas, añadir agua o caldo de verduras.

5. Incorporar también la cebolla, las espinacas crudas y el vinagre. Salar, tapar y cocer a fuego suave lo justo para que la verdura pierda volumen y se ablande (unos 5 minutos). Corregir de sal y servir.

http://blogs.elpais.com/el-comidista

Deja un comentario