Los Zetas contrataron taxistas y vendedores ambulantes como vigías

Por Helen Ronald
Para agorarevista.com

Agente de policía junto a un taxi donde se buscan huellas en el lugar del asalto a una transportadora de caudales en Ciudad de México el 13 de noviembre de 2011. Se ha denunciado la participación de choferes de taxi como vigías para los Los Zetas. [REUTERS/Andrew Winning] Los Zetas contrataron una red de vigías para advertir al cártel de operaciones militares hasta que la marina y el ejército mexicanos destruyeron la red de comunicaciones de la organización en 2011.

Los Zetas equiparon a los vigías, muchos de ellos vendedores ambulantes y taxistas, con radios de uso militar, los cuales utilizaban para advertir a los miembros del cártel sobre operaciones militares. El sistema de telecomunicaciones del cártel de drogas era lo suficientemente sofisticado como para a los vigías realizar llamadas de advertencia a grandes distancias, dándole tiempo suficiente a Los Zetas para escapar, dijeron las autoridades.

“Los Zetas podían operar dicha red porque tenían expertos en comunicaciones dentro de sus filas o en su nómina, quienes complementan tecnología de punta con un gran contingente de halcones o informantes”, dijo George W. Grayson, autor de varios libros sobre la violencia del cártel mexicano.

Los cientos de millones de dólares que Los Zetas y otros cárteles generan anualmente mediante el tráfico de drogas e incursión en otras actividades ilegales tales como el secuestro, extorsión, y robo de petróleo a gran escala, les permiten a las organizaciones criminales transnacionales adquirir el mejor equipamiento y hasta contratar expertos en comunicaciones, explicó Simón Vargas Aguilar, analista de seguridad en la Ciudad de México.

Debido a los recursos financieros de los cárteles, los grupos del crimen organizado seguirán instalando sus propios sistemas de telecomunicaciones, a pesar de haberse desmantelado la red de Los Zetas, dijo Aguilar.

“Los grupos criminales tienen el suficiente poder de compra para instalar redes aún más sofisticadas. Es necesario complementar estos esfuerzos para desmantelar las redes (de telecomunicaciones) con otras estrategias, como por ejemplo interrumpir los flujos financieros, para poder así atacar a los cárteles de una manera integral”, dijo.

La red de telecomunicación de Los Zetas era de largo alcance

Entre septiembre y diciembre del 2011. el ejército y la marina inhabilitaron una extensa red de telecomunicaciones utilizada por Los Zetas en Nuevo León, Coahuila, San Luis Potosí y Tamaulipas. La red dependía de potentes torres de radio escondidas en las profundidades de las regiones desérticas del norte. Los Zetas utilizaban halcones para advertir a miembros del cártel sobre patrullajes y otras operaciones militares.

Las autoridades dijeron que la red era efectiva e integral. Le permitía a Los Zetas llevar a cabo comunicaciones inalámbricas clandestinas por todo México y partes de Guatemala. Algunos de los teléfonos celulares estaban reconfigurados para funcionar exclusivamente a través de la red de Los Zetas, evitando así que las autoridades pudieran intervenir las conversaciones. Los Zetas utilizaban la red para evitar retenes militares o de la policía mientras transportaban la droga, dijeron oficiales.

El sistema también ayudó a Los Zetas durante enfrentamientos con el ejército. “Esto es control del campo para cuando se tienen combates. Esto es control para evitar este retén, aquel otro, entrar a la red y decir que viene un patrullaje, o que la marina mexicana está en tal y tal sector y vienen hacia acá”, dijo Scott Stewart, analista con Stratfor Global Intelligence, empresa de consultoría de seguridad con base en Texas, en una entrevista con Radio Pública Nacional.

El ejército confiscó una gran cantidad de sofisticado equipo, incluyendo 1.446 radios, 1.306 teléfonos celulares, 71 computadoras, y más de 2.600 teléfonos celulares, de los cuales más de la mitad operaban como walkie-talkies. El 1 de diciembre se anunció la inhabilitación de la red de telecomunicaciones, después de una operación de 12 meses que recibió gran apoyó de operativos encubiertos, dijeron las autoridades.

Sistemas de comunicación y paneles solares decomisados en la séptima zona militar, en las afueras de Monterrey, el 1 de diciembre de 2011.  El ejército mexicano decomisó los sistemas de comunicación utilizados por los traficantes de drogas los Zetas en una serie de redadas en cuatro estados como parte de la "Operación Noreste". [REUTERS/Tomas Bravo]Sistemas de comunicación y paneles solares decomisados en la séptima zona militar, en las afueras de Monterrey, el 1 de diciembre de 2011. El ejército mexicano decomisó los sistemas de comunicación utilizados por los traficantes de drogas los Zetas en una serie de redadas en cuatro estados como parte de la “Operación Noreste”. [REUTERS/Tomas Bravo]

La red de telecomunicaciones la estableció originalmente el Cártel del Golfo, en 2006, dijeron las autoridades. Los Zetas comenzaron siendo colaboradores del Cártel del Golfo. Cuando Los Zetas se separaron del Cártel del Golfo en 2010, tomaron el control del sistema de comunicaciones.

El cerebro de la red de telecomunicaciones fue José Luis del Toro Estrada, conocido como “El Técnico”, un experto en comunicaciones del Cártel del Golfo ahora encarcelado en Estados Unidos tras declararse culpable de cargos federales por narcotráfico.

Cuando Los Zetas se separaron del Cártel del Golfo, también tomaron control de la red. El controlador más reciente de la red fue Raúl Lucio Hernández Lechuga, “El Lucky”; se trata de uno de los miembros fundadores de Los Zetas, cuyos miembros originales desertaron del ejército.

El arresto de Hernández Lechuga por los efectivos de la marina se anunció el 12 de diciembre. Fue capturado en un rancho en Veracruz tras un tiroteo donde murió un sospechoso y un efectivo de la marina resultó herido. Los efectivos de la marina confiscaron cinco lanzagranadas, 29 granadas, 36 pistolas y 133 rifles, según la agencia noticiosa. Hernández Lechuga es un socio cercano del líder de Los Zetas, Heriberto Lazcano Lazcano, conocido como “El Lazca” o “Z-40.”

Las autoridades han relacionado a Hernández Lechuga con los aparentes secuestros de nueve efectivos de la marina. El arresto de Hernández Lechuga fue el resultado de una operación de inteligencia que duró un año en completarse, dijo José Luis Vergara, portavoz de la marina.

http://agorarevista.com/es

Agente de policía junto a un taxi donde se buscan huellas en el lugar del asalto a una transportadora de caudales en Ciudad de México el 13 de noviembre de 2011. Se ha denunciado la participación de choferes de taxi como vigías para los Los Zetas. [REUTERS/Andrew Winning]

Deja un comentario