My Girl Josephine

My Girl Josephine

Hola, Josefina, ¿cómo estás? / ¿Me recuerdas, nena, del mismo modo como yo te recuerdo a ti?”, rocanroleaba sabrosamente el gran Fats Domino en los años cincuenta en su canción “My Girl Josephine”, al más puro estilo Nueva Orleans.

No sé quién demonios era aquella Josefina que cada vez que llovía le quitaba el paraguas a su hombre y lloraba bajo cualquier pretexto, pero sí sé quién es esa otra Josefina que nació en el DF en 1961 (un año después de que “My Girl Josephine” fuese un éxito en la radio) y que hoy es la candidata (bueno, para fines legales aún precandidata) del Partido de Acción Nacional.

Josefina Vázquez Mota ganó de calle la elección interna de su partido y, quiérase o no, arriba a la contienda por la Presidencia de la República con una fuerza inesperada y el segundo lugar en las encuestas, todavía lejos de Enrique Peña Nieto, pero un poco por arriba de Andrés Manuel López Obrador.

Dicen los que dicen saber que al final las elecciones se decantan entre dos adversarios y que el tercero siempre queda rezagado y prácticamente eliminado de la competencia. Yo no sé si eso vaya a suceder esta vez. De hecho, tengo mis sospechas —más fundadas en la intuición que en algún dato duro— de que esta vez no sucederá así y que los tres llegarán con considerable fuerza hasta el 1 de julio.

A mí me cae bien Josefina y la prefiero mil veces más que a Ernesto Cordero (aunque Peña Nieto y López Obrador seguro hubieran preferido a éste como rival). Soy de los indecisos que aún no optan por alguno de los tres (aunque sí sé que por uno de ellos no votaré ni de loco), pero creo que la presencia de la panista le pondrá sabor y colorido a las campañas. No sólo por ser mujer, sino porque se trata de un personaje inusual en la política mexicana y más inusual aún dentro del PAN. Si deja atrás cierta tiesura y explota su parte espontánea, si evita gritar en sus discursos (su timbre de voz no le favorece cuando se vuelve estridente) y, sobre todo, si logra desmarcarse del calderonismo, le veo serias posibilidades de llegar a Los Pinos. La cosa se puso interesante.

Hugo García Michel/mileniodiario

Deja un comentario