No, no tienen remedio

Pelea contra sí mismo, y se derrota.
Florestán

No, no tienen remedio

Los diputados de esta legislatura terminan su gestión el 30 de abril. Pero ayer salieron a exigir la formación de una comisión especial para investigar el problema penitenciario, a raíz, claro, del caso de Apodaca, donde el domingo mataron a 44 reos para encubrir la fuga de otros 30.

Los legisladores, que se llamaron indignados, vienen ahora a descubrir la corrupción que domina las cárceles, tras las ejecuciones y fuga de ese penal de Nuevo León desconociendo, entre otras muchas cosas, que desde que protestaron el cargo se han registrado 12 motines penitenciarios con un saldo de 166 reos muertos.

Y como ellos lo ignoran, haré un repaso: el 14 de agosto de 2009 mataron a 20 reclusos en el penal de Gómez Palacio, Durango, y el 20 de enero de 2010, a otros 23 en ese penal estatal.

Ya en 2011 se registraron ocho motines carcelarios con saldo de 88 internos muertos: el 6 de mayo, tres, en el penal de Cancún; 8 de mayo, cuatro, en la cárcel de Chihuahua; 19 de mayo, nueve, en el penal de Durango; 20 de mayo, 14, en Apodaca, Nuevo León; 15 de julio, siete, en Nuevo Laredo, Tamaulipas; 25 de julio, 17, en el penal de Ciudad Juárez, Chihuahua; 13 de octubre, siete, en el penal de Cadereyta, Nuevo León y el 15 de octubre, 20 muertos más en el de Matamoros, Tamaulipas.

En seis semanas de 2012 van dos motines, con 75 muertos: 31 en el de Altamira, Tamaulipas, el 5 de enero, y 44 en Apodaca, el domingo.

A lo que voy es que después de esta estadística de muerte y corrupción y a dos meses de terminar su gestión, los diputados, justicieros, exigen una comisión para analizar este problema que ignoraron durante toda su gestión y tras un saldo de 166 muertos.

Eso es exceso de cara dura, oportunismo y falta de respeto a la sociedad que cree que es idiota.

La verdad es que el sistema penitenciario no tiene remedio.

Y los diputados tampoco.

Joaquín López Dóriga/mileniodiario

Deja un comentario