Prensa: las malas noticias del 2011

Por: Salvador Camarena 

 

Prensa: las malas noticias del 2011
Foto: WAN-IFRA América Latina

Los periodistas de América Latina están bajo dos fuegos. Por un lado, las autoridades: cuando bien les va a los informadores, éstas no representan una amenaza; en el peor escenario, son los gobiernos los más activos en el acecho a la prensa. Y por el otro lado, reporteros y editores viven con la zozobra de saber que los criminales que les hostigan se saben impunes. El Informe Global del Comité para la Protección de los Periodistas para 2011 traza un mapa minado en Latinoamérica: Brasil regresa al índice de impunidad de este organismo, Colombia está lejos de lograr un ambiente donde los periodistas no se sientan amenazados o busquen exiliarse. Cuba sigue como el antiejemplo del ejercicio periodístico y el presidente ecuatoriano Rafael Correa se ha constituido como el bully mayor de la región si de embatir a los medios se trata. A continuación, un resumen de lo reportado el martes por el CPJ en su documento Ataques a la Prensa en 2011, correspondiente a países de latinoamericanos. Tres países de AL entre los primeros doce del índice de impunidad del CPJ. Brasil: aumento de la violencia “En áreas provinciales en donde el cumplimiento de la ley es débil, los reporteros se encontraron en situación de vulnerabilidad ante las agresiones motivadas por su labor periodística sobre temas de corrupción. En los grandes centros urbanos, los periodistas enfrentaron riesgos mientras cubrían temas relacionados con el crimen organizado y el narcotráfico. Dos periodistas cayeron en represalia directa por su labor en 2011 y el CPJ sigue investigando las circunstancias en otros cuatro casos. El aumento en los casos de violencia letal en 2011 determinó el regreso de Brasil al Índice de Impunidad del CPJ, que destaca aquellos países donde los casos de periodistas asesinados permanecen sin resolverse”. Los casos de asesinatos por su labor periodística comprobados por el CPJ son: Edinaldo Filgueira, editor de un diario, fue acribillado a balazos el 15 de junio luego de mostrar una encuesta en su blog que reflejaba la insatisfacción con el gobierno local. Gelson Domingos da Silva, camarógrafo de televisión, fue muerto a balazos el 6 de noviembre mientras cubría un enfrentamiento entre la policía estatal y supuestos narcotraficantes en Río de Janeiro”. Colombia: vigente, el exilio “Si bien en los últimos años la violencia contra periodistas descendió en forma sustancial, el panorama de la libertad de prensa sigue siendo complicado. Los periodistas continúan siendo víctimas de ataques y amenazas con tal frecuencia que algunos se ven obligados a huir a lugares más seguros dentro de Colombia, o a exiliarse”. Cuba: la batalla en internet “La represión oficial en Cuba sigue siendo la más intensa en todo el hemisferio. Aunque los últimos integrantes del grupo de 29 periodistas independientes encarcelados durante la embestida conocida como la Primavera Negra en 2003 fueron liberados en abril, las prácticas restrictivas del gobierno siguen vigentes. La censura oficial está reglamentada por ley y se hace cumplir con todo el rigor. El gobierno persigue a los periodistas críticos con arrestos arbitrarios, detenciones de corto plazo, golpizas, campañas de desprestigio, vigilancia y sanciones sociales. A pesar de la baja penetración de Internet en la isla, la batalla por la libertad de expresión sigue librándose casi por completo en Internet. El gobierno ha alistado a una legión de blogueros oficiales para contrarrestar a una efervescente blogósfera independiente”. El informe destaca que en 2010-2011 fueron 18 los periodistas cubanos que tuvieron que exiliarse. El récord a nivel mundial. Ecuador: de los más restrictivos “El clima de libertad de prensa continuó en profundo deterioro bajo el gobierno del Presidente Rafael Correa. En septiembre, un informe especial del CPJ reveló que las políticas de Correa habían transformado a Ecuador en uno de los países del hemisferio más restrictivos para la prensa. En marzo, Correa inició un proceso penal por calumnias injuriosas contra los más altos ejecutivos del diario El Universo, uno de los principales periódicos y entre los más críticos del país. El caso, que se centró en una mordaz columna de opinión que condenaba las acciones de Correa en una revuelta policial en 2010, produjo condenas, sentencias a prisión y multas multimillonarias en dólares contra los ejecutivos y un ex editor. Ellos aún estaban libres bajo apelación a fines de año. Otros funcionarios también utilizaron las arcaicas leyes penales de difamación para intentar silenciar a periodistas. El presidente recurrió con frecuencia al uso de las cadenas, discursos presidenciales que ocupan toda la programación a nivel nacional, para desprestigiar a periodistas individualmente o a los medios. Aunque las cadenas tradicionalmente se usaron para divulgar información en tiempos de crisis, bajo el mandato de Correa se han convertido en un foro para la confrontación política”. Guatemala: la irrupción del narco mexicano “Los periodistas ejercieron la autocensura de modo creciente a medida que los carteles mexicanos expandieron su presencia en Guatemala. En mayo, grupos criminales en cuatro departamentos colgaron pancartas en lugares públicos, amenazando con atacar a los periodistas si cubrían las actividades de las bandas. Un periodista de televisión en la provincia sureña de Escuintla fue asesinado en circunstancias no esclarecidas luego de recibir varias amenazas. Si bien el aumento de grupos criminales planteó un riesgo creciente, los periodistas también enfrentaron peligro por cubrir casos de corrupción oficial y cuestiones de seguridad local. En la ciudad de Quetzaltenango, al sudeste de Guatemala, un periodista de televisión y su familia salieron ilesos cuando su camioneta fue atacada con armas de fuego. El periodista había recibido amenazas de muerte vinculadas a su labor informativa sobre corrupción policial”. Honduras: indolencia gubernamental “La prensa hondureña siguió padeciendo las violentas consecuencias del golpe de 2009 que derrocó a Manuel Zelaya. Cuatro periodistas de radio y televisión fueron asesinados en 2011 en circunstancias poco claras. El CPJ está investigando para determinar si las muertes se vincularon con su labor informativa. Un clima de violencia e impunidad generalizado ha convertido al país en uno de los más peligrosos de la región. La postura del gobierno sobre los asesinatos de periodistas ha empeorado la situación. Las autoridades han minimizado los crímenes contra periodistas, y se han mostrado lentos y negligentes en la persecución de los culpables. No se informó sobre ningún avance en el esclarecimiento de los asesinatos de tres periodistas caídos en relación directa con su labor informativa en 2010”. México: autocensura generalizada “Las organizaciones criminales ejercieron una extraordinaria presión sobre la prensa a medida que extendieron su control sobre virtualmente cada sector de la sociedad. Los periodistas fueron asesinados o desaparecidos, los medios atacados con bombas o amenazados. La autocensura generalizada fue la consecuencia devastadora de este estado de situación. En medio de un vacío informativo, periodistas y ciudadanos utilizaron cada vez más las redes sociales para informar a sus comunidades. El asesinato de una reportera de Nuevo Laredo fue el primer caso en la historia del CPJ en el cual una persona cayó en represalia directa por su labor periodística en redes sociales. Por lo menos otros tres periodistas recibieron asilo político en Estados Unidos y Canadá, y varios otros buscaron refugio en otros países. Varias importantes organizaciones de medios acordaron un código profesional en el cual estipularon protocolos para periodistas en riesgo y se comprometieron a no convertirse en herramientas de propaganda para criminales. Pero el gobierno del Presidente Felipe Calderón Hinojosa no logró implementar reformas efectivas. A pesar de las iniciativas para fortalecer la fiscalía especial para crímenes contra la libertad de expresión, la violencia contra la prensa siguió prácticamente impune. El nuevo programa del gobierno para la protección de periodistas fue considerado en gran medida como ineficaz. Y en tanto que la Cámara de Diputados sancionó un proyecto de ley para federalizar los crímenes contra la prensa, la legislación seguía pendiente a fines de año”. Perú: retroceso marcado “La libertad de prensa sufrió marcados retrocesos en 2011. En la etapa preliminar a la elección presidencial de junio, la prensa registró un alarmante aumento en el número de ataques y amenazas en respuesta a la cobertura de la campaña electoral. En el norte de Perú, un periodista cayó en represalia por su labor informativa, mientras que otros dos fueron asesinados en circunstancias poco claras. Los tribunales condenaron a cuatro periodistas según las arcaicas leyes de difamación penal”. Venezuela: represión sistemática “El gobierno del Presidente Hugo Chávez continuó su campaña sistemática de represión del periodismo crítico a través de disposiciones regulatorias, judiciales y legislativas. El ente regulador de telecomunicaciones aplicó una multa a Globovisión, el único canal de televisión crítico del país, por más de 2 millones de dólares por su cobertura informativa sobre los letales motines en las cárceles entre junio y julio”.

http://blogs.elpais.com/contando-america

Deja un comentario