Que las cosas están al revés

Que las cosas están al revés

De mi comparativo (ayer en estas páginas) entre México y Colombia, un lector fiel y acucioso deduce que “tenemos los números al revés”:

En aquella nación “tienen medio millón de soldados y 170 mil policías, mientras nosotros 180 mil soldados y casi medio millón de policías, con la diferencia de que éstos están bajo el mando de más de dos mil 400 alcaldes y 32 gobernadores (incluyendo al jefe de Gobierno del DF), con los pésimos resultados que todos conocemos”.

Además, hace ver, la colombiana es una policía nacional, en tanto que la mexicana está diluida en “miles de corporaciones inútiles”.

Aquí, reconoce, “quienes han liberado a secuestrados, arrestado capos del narco y recuperado territorios a los criminales han sido las fuerzas armadas y la Policía Federal”. En contraste, las policías locales “están infiltradas, corrompidas y son incapaces para defender a la sociedad”.

Si la grilla electoral hace inviable aumentar el número de soldados, opina, sí pueden ser muchos más los policías federales utilizando, sumados, los presupuestos de las policías de los estados y municipios.

Carlos Marín/mileniodiario

Deja un comentario