Tomar medidas

Tomar medidas

No creí que fuera necesario regresar sobre este tema, pero en los últimos meses no paro de recibir correos vuestros (de los chicos, fundamentalmente) a vueltas con la proporción. Y, salvo dos casos de jóvenes que confesaban que lo suyo era más como un vaso de whisky (corto pero ancho) que como un vaso de tubo (largo y ’empuñable’), todos los demás han sido a mayor gloria de sus ‘arietes’. “Que si tú crees que la mía es grande”… “Y qué te parece si te ensarto con mis 23 centímetros de carne”… “Que si cuál crees tú que es la media nacional”… “Que si no será mejor que te mande una foto y tú juzgas…”

Bien, pues hablemos del tamaño… ¿El tamaño importa o aporta? Si le haces esta pregunta a 10 mujeres, 5 de ellas te dirán que importa más el cómo se use, 3 responderán que “siempre que no mida menos de lo normal…”,  1 dirá que importa y mucho (ésa es mi amiga Elena) y otra dirá que aporta, pero que la aportación es importante (ésa soy yo). Ergo… 5 de cada 10 mujeres no saben qué hacer con un pene grande, les asusta, lo han probado y no les gusta o simplemente no conocen el dicho: “Nunca digas de este agua no beberé y esta polla no me cabe”.

Por internet circula este mapa que ya glosó mi querido Josep Tomás en su blog ‘La cama redonda’  y que coloca la media española entre 13,48 y 14,88 centímetros en erección.

Según este plano y su tabla de colores, los chinos y los indios tienen problemas para encontrársela  (entre 9,6 y 11,67) y los australianos, rusos, y norteamericanos no tienen mucho de qué presumir (de 11,67 a 13,48).

Tomar medidas

En nuestra media están los canadienses, los países árabes, el centro y norte de Europa, el norte de África, los islandeses, los hijos de la Gran Bretaña (aunque en un aparte se indica que los escoceses están en el escalón superior), los griegos (que desde que los más de 13 centímetros de Alemania les soplan en el cogote, los suyos no alcanzan el vigor mitológico de antaño), los chilenos y los argentinos.

En la parte interesante de la tabla (de 14,88 a 16,10) tenemos a los brasileños (doy fe), los mexicanos, varios países africanos (Sudáfrica, Angola, Chad, Nigeria, Egipto, Marruecos…) y a algunos europeos como Italia, República Checa, Dinamarca, Bulgaria, Bélgica, Francia (ya que no nos ganan en tenis, ni en fútbol, ni en ciclismo, no nos iban a ganar sólo en renta per cápita…).

Los súper hombres (de 16,10 a 17,93 centímetros) viven en Venezuela, Colombia, Bolivia, Ecuador, Sudán, Ghana, Camerún, Congo y… Hungría (¿para cuándo una visita a Budapest?)

Tomar medidas

Yo exijo que se repita el estudio en España, porque no me creo que la media nacional esté en menos de 15 centímetros. Desde luego, yo siempre las he visto/disfrutado más grandes dentro de nuestras fronteras. Y si no, que se investigue el consumo de condones, que siempre es un buen indicador (hace poco salió un estudio que decía que los preservativos más pequeños se vendían en China y los más grandes en Sudáfrica). Sin ir más lejos, Dúrex tuvo que volver a distribuir preservativos XL en septiembre de 2010 debido al incremento de la demanda de esta talla.

En mi cama, desde luego, las dos últimas cajas de preservativos que han entrado (usados por caballeros distintos) eran de los grandes. Y que yo recuerde, ninguno de los chicos era negro y España todavía está por encima del Ecuador.

Mapas absurdos aparte, está claro que, aunque luego nosotras nos quejemos de que, cuando nos embisten con fuerza y más de 18 centímetros, nos duele; que a veces lo llena todo tanto que no sentimos nada; y que algunos están tan convencidos de que “con buena polla, bien se folla” y sólo saben meterla… el tamaño importa. Y por eso se invierte más dinero en el alargamiento del pene (y los pechos, que ésa es otra…) que en la investigación del Alzheimer. Así es que no me extrañaría que dentro de poco acabásemos todos bien servidos de tamaño… pero no recordásemos para qué usarlo.

Fuente: http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/lacamadepandora

Deja un comentario