“CR7”: la condena del futbolista tuneado

"CR7": la condena del futbolista tuneado

No debe ser fácil ser Cristiano Ronaldo, juega en la época equivocada, ésta que ya pertenece a otro; y allá donde venga el futuro se hablará de Cristiano como uno que era muy bueno, pero no el mejor. En cualquier otro tiempo hubiera sido un jugador de los que pintan una raya cada 25 años dividiendo su siglo en partes iguales, pasó con Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona. Nacen cuatro en cien años y durante los primeros 12 del XXI el futbol parió a Messi que nos durará ocho mas. Entonces nos sentaremos a envejecer recordando las décadas de Messi preguntado cuándo vendrá el nuevo. Dejaremos a Cristiano en nuestra memoria secundaria, el hueco de la cabeza que guarda futbolistas inolvidables, pero no de culto. Carga otra condena, esa etiqueta lasciva que impone el business plan a los jugadores de corte GQ. Diamantes, Lamborghinis, bíceps, tríceps, cuadríceps, sesiones fotográficas, portadas eróticas y desnudos con todas las responsabilidades y obligaciones de símbolo sexual. A la opinión deportiva le sigue costando entender esa doble carrera, duda del futbolista tuneado y no le concede un nicho dentro de los clásicos. Aunque uniformado de blanco sea el conjunto de órganos y hormonas mejor entrenado, le seguirán llamando CR7, un mote demasiado ajeno al género romántico del fútbol. La última demostración de Cristiano fue un grito rabioso, se arrancó capas de látex despellejando al modelo, jugó en carne viva rescatando al Madrid de otro de sus trances habituales. Dos goles brutales, un penal a sangre fría, un pase genial y kilómetros recorridos durante una noche con ambiente satánico. El Barça no sería el mismo sin Messi, pero Messi no sería tan bueno si detrás suyo no existiera Cristiano Ronaldo.

José Ramón Fernandez G. de Quevedo/mileniodiario

Deja un comentario