Malvinas: imperio, antisemitismo y represión

Por: Graciela Mochkofsky | 02 de abril de 2012

563915_2762069860150_1509943534_31850327_2055133091_n
Como ningún otro, este aniversario de la guerra de Malvinas (30 años) ha llegado precedido por una avalancha de publicaciones y relatos. Una amiga, corresponsal mexicana en Buenos Aires, contó los libros publicados: 32.

El recrudecimiento de la tensión diplomática, alentado por la presidenta Kirchner y por el primer ministro Cameron por necesidades políticas internas, mantiene el tema en los diarios desde hace meses, con alguna ocasional revelación sobre lo que ocurrió hace treinta años y muchas reinterpretaciones y opiniones –algunas muy sólidas, otras disparatadas– que hablan más de la actualidad política que del pasado.

Para quienes deseen sortear la avalancha y quedarse con algunas ideas claras sobre aquella guerra y este aniversario, recomiendo tres textos:

1. Este brillante discurso del historiador británico Eric Hobsbawm, leído en una conferencia a pocos meses de terminada la guerra. Define mejor que ningún otro por qué Gran Bretaña fue a la guerra y cuál es la importancia (nula) de las islas para lo que estaba en juego en aquel momento. Echa luz sobre el actual recrudecimiento del conflicto diplomático.

2. Este texto de Hernán Dobry, autor del libro “Los rabinos de Malvinas”, que retrata la bestialidad con que eran tratados los soldados: golpeados, torturados, hambreados y enviados a morir sólo porque eran judíos. Muestra no sólo el antisemitistmo de algunos suboficiales sino la brutalidad con que eran tratados, en general, los soldados, y la catadura de la dictadura militar argentina.

3. Este relato del corresponsal del periódico británico The Observer, que llegó a la Argentina cuando todavía se creia que la toma de las Malvinas por la Argentina no iba a derivar en una guerra sino en alguna clase de acuerdo diplomatico. Cuenta cómo la dinámica de los hechos acabó con él tres meses presos en Ushuaia por espía, y desde esa prisión hace una crónica de la guerra a ciegas –que es, en cierta medida, como la vivieron los argentinos, sin acceso a ninguna información real hasta después de que concluyera–.

http://blogs.elpais.com/indias

Deja un comentario