Gracias, Carlos Fuentes, por enseñarnos a querer la literatura

Carlos fuentes1
“Yo despierto… Me despierta el contacto de ese objeto frío con el miembro. No sabía que a veces se puede orinar involuntariamente. Permanezco con los ojos cerrados. Las voces más cercanas no se escuchan. Si abro los ojos, ¿podré escucharlas?…pero los párpados me pesan: dos plomos, cobres en la lengua, martillos en el oído, una… una plata oxidada en la respiración”. Así empezaba el escritor mexicano Carlos Fuentes La muerte de Artemio Cruz, una de las novelas emblemáticas del boomlatinoamericano y más importantes de la literatura en español.

Ahora, este creador mexicano, nacido en Ciudad de Panamá el 11 de noviembre de 1928, nos ha dejado. Pero se queda para siempre con nosotros gracias a libros como La región más transparente, Aura, La muerte de Artemio Cruz, Terra Nostra, Cambio de piel, La Silla del Águila o Los años con Laura Díaz.

Un escritor con el que aprendimos a enamorarnos de la literatura y a ver el compromiso con la realidad social, política y cultural. Una deuda impagable. Por eso he querido empezar su recuerdo con el comienzo de uno de sus libros. Escuchando su voz literaria: “”Yo despierto… Me despierta el contacto de ese objeto frío con el miembro…”.

¡Gracias, Carlos Fuentes, por enseñarnos a querer la literatura!

http://blogs.elpais.com/papeles-perdidos

Deja un comentario