Los secretos de un buen “Gin-Tonic”

Descubre las claves para preparar el combinado de moda perfecto

CRISTINA GARRIDO
Los secretos de un buen gin-tonic

A nadie se le escapa que desde hace tiempo en las barras españolas de toda clase y condición hay un nuevo rey. Si en la última década, el combinado imprescindible era el cubata de ron, ahora es el gin-tonicel que ha conquistado los paladares jóvenes (a los senior ya los tenía ganados). La nueva hornada de ginebras y tónicas premium le ha dado el empuje necesario para que dejemos de ver esta bebida centenaria como «cosa de padres».

El cóctel del momento tiene más de un siglo de historia. Su origen se remonta a finales del siglo XIX, cuando las tropas coloniales inglesas destacadas en la India comenzaron a celebrar las victorias mezclando tónica, que bebían para combatir el paludismo (por su alto nivel de quinina), con ginebra. En el siglo XX, la Reina Madre de Inglaterra popularizó su consumo diario, mientras que Sir Winston Churchillllegó a decir que este combinado había salvado más vidas de ingleses que todos los médicos del país.

Otro de los puntos fuertes de la copa de moda es que es muy versátil. Puede tomarse en distintos momentos del día (de aperitivo, como digestivo, después del trabajo o de fiesta), en un bar o en casa, solo o con amigos, pero no de cualquier manera. Debe beberse con tranquilidad para apreciar los matices tanto del sabor como del aroma, por lo que no es apto para amantes del «botellón». En la preparación reside gran parte de su magia. Os contamos paso a paso cómo elaborar y disfrutar un buen gin-tonic:

1.-Lo primero que hay que saber es que la copa donde se sirve este cóctel es determinante para poder degustarlo con todos los sentidos. «El vaso debe ser de boca grande para que te quepa la nariz y puedas notar los aromas», explica a ABC.es Pepe Dioni, presidente de laFederación de Asociaciones de Barmans de España.

2.-Los dos ingredientes básicos no pueden combinarse de cualquier manera. La proporción ideal es de 5 cl de ginebra por 20 cl de tónica. «Esta última no debe verterse al vaso desde mucha altura porque pierde carbónico», advierte Dioni. Aunque esto es cuestión de gustos. Si no te van mucho las burbujas, puedes optar por tónicas menos carbonatadas. La mejor manera de mantener el gas, según nuestro experto, es dejarla resbalar por una cucharilla rizada para que llegue en perfectas condiciones al vaso.

3.-Mezclar la ginebra y la tónica dándole una vuelta «con cariño». Nada de batir el combinado porque perderemos todo el gas. Nos podemos ayudar con la misma cuchara rizada o con una cucharilla de café.

4.-Aunque seguramente habréis visto que en muchos bares añaden el jugo de una rodaja de limón, Dioni desaconseja esta técnica: «No hay que mezclar nunca el zumo de un cítrico con la tónica porque rompe las burbujas». Si queremos aromatizar la copa, podemos utilizar losaceites esenciales del limón que se encuentran en la cáscara. ¿Cómo lo extraemos? Pellizcando con unas pinzas la capa amarillenta para abrir los poros del limón. Lo restregamos por el borde y después podemos introducirlo en el vaso.

5.-Está bien añadir a la ginebra alguno de los botánicos de su receta para potenciar el sabor, pero como advierte nuestro experto, el gin-tonic no puede convertirse en un «huerto». Por lo general, las premium suelen indicar en la etiqueta con qué ingredientes combinan mejor (por ejemplo, Hendrick’s con rodajas de pepino, Brockmans con frambuesas o G’Vine con uvas).

6.-Es importante que sepas que las ginebras premium son las que contienen como mínimo ocho botánicos y tres destilaciones. No vamos a entrar en recomendaciones porque cada paladar es un mundo y la oferta es enorme: más de un centenar (básicas, cítricas, dulzonas, aromáticas…). Es cuestión de probarlas o de dejarse aconsejar por el barman. En el caso de las tónicas pasa lo mismo, la gama es amplia (tradicional, cardamomo, vainilla, pimienta rosa, de color azul…).

7.-¿Dónde se puede tomar un buen gin-tonic? Si no te apetece elaborarlo en casa y buscas un sitio donde lo preparen bien, Pepe Dioni recomienda dos locales en Madrid que no te defraudarán: Le Cabrera (c/Bárbara de Braganza, 2) y O’Clock (c/Juan Bravo, 25). Otros lugares de referencia en la capital son Del Diego (c/Reina, 12), Belmondo (Cuesta de los Caños Viejos, 3) y Cock (c, Reina, 16).

http://www.abc.es/20120505/estilo-gastronomia

Deja un comentario