Quadri, el candidato de los peros

Quadri, el candidato de los peros

Si Quadri no fuera político, no estaría en campaña para presidente, no recibiría financiamiento, no estaría representando a un partido, ni estaría a la sombra de uno de los personajes más claramente políticos de México.

Son opiniones que obtuve solo por curiosidad y ganas de completar miargumentario electoral. Gabriel Quadri quadriplicó su preferencia de voto en los tres días posteriores al debate y en una semana superó la línea de 5 por ciento en casi todas las encuestas: para muchos mexicanos fue la sorpresa. Solo que tras la sorpresa llegaron los “peros”. Casi todas las personas con quienes he hablado han hallado, con peso equivalente en su propia balanza, una razón en contra. Van algunos ejemplos:

“No sé si votaría por él. Pero tengo clavada la espina de Elba Esther Gordillo. No me parece. Estoy esperando que Quadri dé una muestra de independencia al respecto y creo que no la tendré.”

Otro: “Me quedaría con él como individuo, pero viene en la misma bolsita que Elba Esther. Y así, en paquete, no”.

Otro más: “Es bueno, me cae bien, pero no votaría por él porque no podría dar los resultados que pregona. Lo dice él mismo, no es un político. Eso le limpia las manos, pero también lo convierte en un inútil. ¿Qué puede hacer un no político en la política?”

Y éste: “Me convenció después del debate, pero no votaría por él porque sería desperdiciar un voto. Además, si de milagro llegara, estaría atado para hacer cualquier cosa”.

También encontré argumentos de pesimismo absoluto: “No hay a quién irle, le iría a Quadri si no estuviera ahí detrás todo el sindicato; así, ni a él”.

Hay otros “peros” que no tienen que ver tanto con sus ataduras potenciales, sino con su propia postura, como: “Él sostiene que no es político, pero vive de eso”. O como las siguientes:

“Dicen que fue el candidato de las mejores propuestas, pero no dijo nada nuevo, nada que no hayamos oído repetidamente en boca de los políticos. Lo que sí hizo fue pregonar una actitud distinta”.

“No votaría por Quadri. Me parece que es una vacilada. Serán muy interesantes sus ideas ecológicas, pero que empiece a ser político primero y luego busque la Presidencia de México. Que demuestre que puede ser un político distinto. Sería buenísimo de alcalde, incluso de jefe de Gobierno”.

“Claro, yo hubiera hecho lo mismo, tomar las soluciones y no perder tiempo en meterse con los demás, porque ya sabía que no se iban a meter con él. Estaba en el lugar fácil. Pero de educación, eso sí, ni una palabra…”

Lo que nadie puede negar es que Quadri se disparó con el debate. Que hizo aparecer la enorme necesidad de refrescar las elecciones y de romper esos acuerdos callados entre todos los políticos, que están a punto de convencer al votante de que ninguno es digno de confianza.

Y el pero: no va a ser él quien lo logre.

Luis Petersen Farah/mileniodiario

Gráfico: http://monerorape.blogspot.mx

Deja un comentario