Un regalo a Peña Nieto

En la elección intermedia del 2009, yo me sumé al movimiento para anular el voto porque en aquel momento tenía sentido hacerlo. Estábamos empujando una agenda de reforma política y había tiempo para lograr su aprobación, pero en la elección presidencial que se avecina, anular el voto sería equivalente a regalárselo al puntero de la contienda, o sea a Enrique Peña Nieto, y yo no estoy dispuesta a entregarle mi voto al PRI.

Por Denise Dresser

Este contenido ha sido publicado originalmente por SINEMBARGO.MX en la siguiente dirección: http://www.sinembargo.mx/opinion/01-05-2012/6633. Si está pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. SINEMBARGO.MX

Deja un comentario