Una bici eléctrica de ciencia-ficción

Por: Marcos Baeza

Audi e-Bike

Audi, muy activa últimamente en el mundo eléctrico, acaba de presentar un prototipo de bicicleta eléctrica muy especial. Está pensada tanto para un uso recreativo como de competición e impacta en sus dos facetas: permite desplazarse solo con electricidad por la ciudad con la máxima comodidad y realizar también descensos y saltos sin contemplaciones por el campo. En el modo Pedelec, con asistencia eléctrica parcial, permite alcanzar 80 km/h y recorrer de 50 a 70 kilómetros.

Diseño futurista y las tecnologías más avanzadas al servicio de la movilidad y la diversión. La Audi e-Bike es uno de los prototipos de bicicleta de montaña más espectaculares de los últimos años. Para empezar, está fabricada al completo con fibra de carbono para reducir el peso e incluye los mejores componentes: suspensión doble de competición, frenos de disco y cambio de marchas con accionamiento hidráulico, en vez de mecánico, y hasta un sillín de regulación eléctrica, que se ajusta en la posición deseada pulsando un botón.

Audi e-Bike

También hay sumar luces led delanteras y traseras (se integran en el manillar y el sillín), llantas aerodinámicas y una pantalla táctil digital que sirve como centro de control y permite conectar un teléfono móvil inteligente: el móvil puede utilizarse, por ejemplo, como mando de desbloqueo y arranque.

Se ha presentado en el Salón Wörthersee, una muestra que se celebra en Austria estos días y que está centrada en modelos GTi y personalización tuning.

Manillar y pantalla digital

Como es habitual en las bicis eléctricas, el ciclista puede seleccionar distintos grados de ayuda. En la Audi e-Bike, además, hay disponible un modo eléctrico completo, que permite desplazarse sin pedalear y convierte a esta bici en una auténtica moto. Para ofrecer estas funciones, tanto la batería como el motor eléctrico son bastante más potentes de lo normal en las bicis a pilas. Así, el propulsor rinde 2,3 kw (unos tres CV) y otorga un enorme par máximo de 250 Nm, más que los motores de muchos coches. La batería, por su parte, es de iones de litio y tiene una capacidad de 530 Wh o 0,53 kWh. Se recarga en 2,5 horas en enchufes domésticos y puede también extraerse y sustituirse por otra con carga.

El peso total es de 21 kilos, muy poco para las características de esta e-Bike, gracias a la aplicación masiva de la fibra de carbono. El motor y la batería pesan 10 kilos, y 11 el resto de la bici. El cambio incluye nueve marchas, mientras que el motor eléctrico sustituye a los tres platos normales.

Cambio de nueve velocidades

El ciclista dispone de tres modos de funcionamiento principales: Muscle Power o mecánico, Pedelec o asistencia eléctrica parcial y eGrip o eléctrico completo. En el Pedelec, el motor eléctrico suma su empuje al del ciclista para reducir su esfuerzo o ampliar el rendimiento. Permite alcanzar hasta 80 km/h y recorrer de 50 a 70 kilómetros antes de agotar la batería. En el eGrip la velocidad máxima baja a 50 km/h y no se ha comunicado la autonomía disponible, aunque haciendo números con la potencia del motor y la capacidad de la pila debería aportar una duración media de unos 20 kilómetros. Es posible regular la respuesta del propulsor eléctrico, de más suave a más contundente, desde el manillar de la bici. En cualquier caso, cuando la pila se agota el ciclista puede seguir pedaleando.

Además, hay otras tres funciones complementarias. Una de ellas, la Power Wheelie, apuesta por la diversión y está pensada para que incluso los menos hábiles puedan hacer caballitos con facilidad. Otra, denominada Training o entrenamiento, ayuda a mantener ritmos constantes ofreciendo informaciones en la pantalla digital. Pero la más llamativa es la Balanced Wheelie, que otorga una forma distinta de manejar la bici, jugando con el peso: si el piloto se inclina hacia delante acelera, mientras que si se echa hacia atrás frena. Permite que la bicicleta se convierta en una extensión del cuerpo del ciclista.

Audi no ha confirmado todavía si comercializará o no su bicicleta eléctrica, pero teniendo en cuenta la marca de la que procede y los materiales y tecnologías que incluye no sería difícil que rondase los 10.000 euros.

http://blogs.elpais.com/coche-electrico

 

Deja un comentario