Alfonsina Storni: La vida en función de la muerte

Tres escritores del Cono Sur se suicidaron en la misma época: Horacio Quiroga, un 19 de febrero de 1937; Leopoldo Lugones, el 18 de febrero de 1938; y Alfonsina Storni, el 25 de octubre de ese mismo año. Sobre sus muertes se ha especulado de diversas formas. En los fenómenos sociales y políticos, en las penas íntimas y en las enfermedades incurables se buscó una razón que justificara tal actitud.

Pero la muerte voluntaria conlleva un interrogante que nunca se puede desvelar del todo. Ni la carta ni la supuesta verdad confesada parecieran contener un signo suficientemente revelador y satisfactorio frente a la magnitud de un acto que, como dice Camus en El mito de Sísifo, «se prepara en el silencio del corazón, lo mismo que una gran obra».

 Alfonsina Storni: La vida en función de la muerte

Dolor

Quisiera esta tarde divina de octubre
pasear por la orilla lejana del mar;
que la arena de oro, y las aguas verdes,
y los cielos puros me vieran pasar.

Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,
como una romana, para concordar
con las grandes olas, y las rocas muertas
y las anchas playas que ciñen el mar.

Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda, dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear;

ver cómo las aves rapaces se comen
los peces pequeños y no despertar;
pensar que pudieran las frágiles barcas
hundirse en las aguas y no suspirar;

ver que se adelanta, la garganta al aire,
el hombre más bello, no desear amar…

Perder la mirada, distraídamente,
perderla y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar.

Alfonsina Storni

Alfonsina Storni (1892-1938) es considerada una de las voces femeninas más potentes de la poesía en lengua española de las primeras décadas del siglo XX. Su vinculación con el Modernismo, en medio de la euforia vanguardista que se apoderaba de los jóvenes poetas argentinos de su tiempo, hizo que se le diera menos importancia de la que merecía, pese a la notoriedad que alcanzó en su propio país y en el mundo hispánico en general. Esta excepcional mujer, capaz de desafiar los asfixiantes convencionalismos sociales, fue un ejemplo de coraje por su manera de asumir su ser femenino en absoluta y a veces desgarradora soledad.

http://cvc.cervantes.es/actcult/storni/acerca/roffe.htm

 

 

Deja un comentario