Cabezota

 Cabezota

A mi mujer no le gusta que le fastidie sus estrategias. ¡Dios me libre! Con esta crisis, hace seis meses se empeñó en quedarse embarazada. Cabezota que es. Durante quince noches me puso a la tarea. Ahora estoy en el paro, y en su empresa andan con expedientes de regulación de empleo. Pero ella es como si viviera en otro mundo. Ayer le pregunté:
—¿Qué te ha dicho el ginecólogo?
—Que todo va normal.
—¿Y tu jefe?
“Tranquila, ¿cómo voy a despedir a la madre de mi hijo?”.
No seré yo quien le fastidie su estrategia. Ella sabrá lo que hace.

Víctor José Menargues Ramón

http://www.uncuentoaldia.es

Deja un comentario