Juego de espejos

Ayer el espejo me jugó una mala pasada. No era yo quien me miraba fíjamente sino una persona desconocida y avejentada.

Los dos estábamos desnudos, frente a frente, como un par de autómatas indefensos que no se atreven a cruzar una palabra.

Permanecimos así, observándonos durante largos minutos. Calibrando cada centímetro de piel, decidiendo qué hacer, qué decisión tomar.

Nuestros rostros se fueron entristeciendo gradualmente hasta que comprendimos. Él, soy yo dentro de diez años. Yo soy él, diez años atrás.

Cuando al fin descubrimos el enigma, ambos nos retiramos abatidos. Sin decirnos adiós.

 

Juego de espejos

Fuente: http://kaixo.lacoctelera.net/posts

Fotofrafia de Chema Madoz

Deja un comentario