Esta mañana estaba en silencio!,

¡no lloraba y ni siquiera escribía!.¡Ahora escribo en silencio!,

!pero no estoy llorando escribiendo.¡Escribo y estoy pensando!,

¡que si lloro no escribo! ¡y si escribo no lloro!.¡

Seguiré escribiendo otro día, que este escrito no sea un llanto!, ¡pero puede ser un llanto!,

¡cuando este escrito salga!, ¡después de tenerlo escrito!.¡Quiero escribir un lamento!, ¡o una queja de un niño hambriento!.

Quiero escribiendo, hacer sentir el dolor de todos aquellos que en estos tiempos, están llorando y sufriendo.Pero no puedo sentir, lo que no siento.

Tal vez no sepa escribir el sufrimiento; por eso para comprender a los que sufren, deberíamos ponernos en su puesto.No tenemos poder para poder hacer nada; solo podemos hacer llegar la voz a los gobiernos y los organismos internacionales, que parece que esperan que la naturaleza haga su labor eliminando estas poblaciones hambrientas.yo solo se escribir lo que siento; si no siento lo que escribo, no me sale nada para escribir.

Posiblemente yo no llore, pero si que me gustaría llegar a las conciencias de los que podían hacer algo, y no lo hacen.

Vuestro amigo Diego Herrera Rodríguez.

http://www.facebook.com/algondutera

Deja un comentario