Manuel Pérez Sanchez

Manuel Pérez Sanchez
Hoy voy a hablar de un gran fotógrafo y una gran persona, su nombre Manuel Pérez (El Ferrol, 1928) casado con María Teresa, tiene cuatro hijos. Su vida ha transcurrido entre la industria de la automoción y al arte. Su trayectoria ejemplar en la difusión cultural constituye su seña de identidad.
Ha sido una de las personalidades del galerismo en Santander y artífice del proyecto artístico desarrollado en torno a la histórica sala de arte Trazos Dos que, en compañía de César Llamazares, inauguró a finales de 1974 en la calle Francisco de Quevedo. En 1982 abrieron ambos, en paralelo al impulso y arranque de la Feria de Arte Contemporáneo (ARCO) de Madrid, el proyecto de Trazos Tres que hasta la década de los noventa fue uno de los referentes del ámbito expositivo en Santander.
Su colección de arte la integran creaciones de artistas como Esteban de la Foz, Joaquín Martínez Cano, Joan Miró, Andrés Rábago, Jorge Abot, Albert Agulló, Joseph Bartl, Ignacio Colombres, Ernesto Deira, Ana Díaz, Farreras, Luis Fega, José Freixanes, Juan Genovés, Albert Gonzalo, Luis Gordillo, José Ortega, Puchi Incera, López Soldado, Antonio Lorenzo, Luis Mayo, Lita Mora, Leopoldo Novoa, Ortuño, Antón Patiño, Agustín Pérez Bellas, Angel Sardina, Pablo Sycet, Xesús Vázquez y Mariano Villalta entre otros.
Una vez jubilado, se dedicó al collage de fotografías y ha realizado dos exposiciones de Fotografía en la galería El Ducado con buenas críticas a su trabajo. Sus fotos reflejan las desigualdades sociales, la decadencia y falta de fuerza de ciertos mensajes de denuncia, los paisajes de evocación biográfica, guiños familiares… Como imagen singular, por su valor documental y sociológico, destaca una fotografía, en blanco y negro, sobre los acontecimientos históricos ligados a las “apariciones” en San Sebastián de Garabandal. Una imagen captada en los años sesenta y reproducida en numerosos medios durante años sin que trascendiera su autoría.
Os diré que lo poco que sé de arte (nunca fue mi asignatura favorita en el colegio) es gracias a él, porque en mi casa siempre se respiró ambiente artístico, tanto por el arte que colgaba de las paredes como por los artistas que pasaban por casa. Para los que no se hayan dado cuenta todavía, estoy hablando de mi padre.

 

Manuel Pérez Sanchez

1965 – Apariciones en San Sebastián de Garabandal

Deja un comentario