Los crímenes del padre Maciel: hora de darle vuelta a la página

Lo tomo de Voltaire: el que se venga después de la victoria es indigno de vencer.Comprendo el dolor de quienes fueron victimizados por el padre Marcial Maciel cuando eran adolescentes y sufrieron por décadas las vilezas de los Legionarios de Cristo. Pero como reportero de un fragmento de esta historia de miserias y grandezas refrendo lo que publiqué aquí el lejano 3 de mayo de 2005: el padre Maciel ha sido derrotado. Y agrego: siguió siendo derrotado una y otra vez.Sus mentiras y las de la Legión cayeron hechas pedazos. Su presunta santidad devino en infamante vergüenza. Sus aliados que imponían el silencio tuvieron que agachar la cabeza y soportar el escarnio. Maciel es hoy es sinónimo de miseria humana en extremos difícilmente comparables, paradigma del criminal que, sirviéndose de su poder y la complicidad de una canalla de religiosos, abusa sexualmente de menores y luego tratar de reducirlos a la nada con mentiras y amenazas. Su derrota es cataclísmica.Ayer, reunidos en Roma, y a la par del anuncio del nombre del nuevo director general, los Legionarios fueron severos con Maciel y el encubrimiento que le dieron a través del “silencio institucional”. Han borrado todo vestigio de él e informado en numerosas ocasiones de las rigurosas medidas que han tomado para que nunca más un niño, un joven vuelvan a ser agredidos en sus planteles y centros.La victoria de los valientes que denunciaron cuando en verdad era peligroso hacerlo es deslumbrante. Quizá falten las indemnizaciones. Después de eso, habrá que darle vuelta a la página. Y aceptar que se ganó: ética, moral, institucional e históricamente.

CIRO GÓMEZ LEYVA/http://www.milenio.com/

 

Deja un comentario