Sobre el payaso…

Para un Payaso la tragedia y la comedia están muy cerca, el dolor y el placer son los motores de su existencia. No causa dolor a los demás, ni se ríe con los demás, ni se ríe de los demás, es y acepta el mundo tal como lo entiende, en general como lo haría un niño, o como lo haría un loco: con poca destreza y gran caos. Sus acciones no tienen una lógica o coherencia racional, nacen de un comportamiento reconocible y terminan por ser absurdas, tanto que la sorpresa y el ingenio de su estupidez hace que el espectador se ría. El universo del payaso siempre pende de un hilo, sus atmósferas son muchas, a veces perdidas en el tiempo, en una nebulosa de polvo que les da un lado poético, o ese clima melancólico que habita entre la sonrisa y la lágrima.Una metáfora del alma humano que toma como estandarte su roja nariz.

José Piris Pereda.

www.escuelanouveaucolombier.es

Deja un comentario