El pegamento de la nada

El pegamento de la nada

Dice Ciorán: “¿Qué es un artista? Un hombre que todo lo sabe sin saberlo. ¿Y un filósofo? Un hombre que no sabe nada pero que se da cuenta.”
¿A quién habría pues que acudir para recibir consejo? El artista (el artista plástico) tiene por característica muy común que no habla bien o sólo balbucea. Parece incapaz de explicarse, especialmente cuando se trata de su obra. ¿Qué ha querido usted decir? No hay respuesta. Se expresa por la obra pero es incapaz de traducirla a los demás. La obra queda así en suspenso como un objeto que cada cual usa de acuerdo a sus gustos y complacencias. Y entonces ¿por qué es aclamado por muchos los grandes artistas? Precisamente porque la cuestión que dejaron en el aire ha ofrecido oxígeno (de todas las clases y marcas) a la multitud.
¿Los críticos de arte? Los críticos de arte son en su mayoría historiadores de arte, más o menso eruditos. En este caso todos sus textos describen por encima lo que ven y no lo que se encuentra debajo. El arte es así el misterio perfecto. No sabe nada de sí mismo y no sabe además cómo facilitar las claves para entenderlo.
¿El filósofo? Esto es otra cosa. Como ignorante, se aviene con el lector y de ahí que los devotos de su lectura terminen siendo, como en la religión, feligreses. No ya admiradores sino componentes de una grey que se apega por el pensamiento. Y este es un pegamento y medio (Imedio). Un pegamento de la ignorancia que nos une y medio pegamento que se inhala para enfrentarse al miedo y su conflicto. Conflicto de ser, conflicto de morir, conflicto de la misma nada.

Vicente Verdù

http://www.elboomeran.com

Deja un comentario