¿Por qué nos envidian los americanos?

Un reportaje sobre las «costumbres» gastronómicas españolas que más gustan a los extranjeros vuelve a caer en algunos de los tópicos más extendidos, aunque nos ponga por las nubes

Hace unos días desmontábamos algunos estereotipos que hay sobre los españoles después de que el New York Times ofreciera una imagen un poco trasnochada de España como un país de vagos, borrachos, machistas chapados a la antigua en un reportaje en el que un corresponsal cargaba contra unos horarios marcados por siestas de tres horas y otros mitos que circulan sobre los españoles.

Ahora es el Huffingtonpost Post el que se vuelve a dejar llevar por algunos estereotipos para «reflejar» las «costumbres gastronómicas» españolas… aunque para la autora del reportaje son la razón de que sepamos «disfrutar mejor de la vida».

Y dice Alison Spiegel que España es muchas cosas, tales como «sexy y sofisticada, guay y despreocupada, animada y relajada» pero lo que más resalta es que cuando se trata de comida y bebida, a los españoles nos gusta saborear de los productos ricos «hechos con ingredientes de alta calidad para disfrutar entre amigos».

Todo es una «cuestión de actitud» asegura la periodista que afirma que nuestro país tiene «algunos de los mejores restaurantes del mundo» y es la cuna de una de «las más grandes tendencias universales: las raciones pequeñas» y, a pesar de todo esto «España no es nada presuntuosa».


De nuestra gastronomía destaca el chorizo, el pan con tomate que «roza la perfección», las patatas bravas, las croquetas, la tortilla de patata, los calamares a la romana, la paella -de la que afirma «es una de las comidas más versátiles del mundo»-, los churros -aunque se confunde al decir que van rociados de azúcar y canela, lo que sí es muy habitual entre la población hispana instalada en el sur de California- y el jamón ibérico, que «hasta hace poco tiempo era ilegal en Estados Unidos pero, por suerte para nosotros, ya está permitido».

Spiegel se pregunta después «¿en qué otro sitio del mundo te dan comida gratis cuando vas a un bar?» en referencia a las tapas españolas o «¿en qué otro sitio te dicen que está bien echarse una larga siesta después de una copiosa y amena comida?». Y aquí es dónde los esteorotipos vuelven a hacer de las suyas… cuando ya sólo un 16% de los españoles practica esta costumbre a diario, muy sana y recomendable por otra parte.

Además, Spiegel vuelve a caer en los tópicos típicos de que nos pasamos el día de tapas y bebiendo sangría, que comemos mucho y muy tarde (causa por la cual tenemos que echarnos la siesta) y que cenamos «poco y muy tarde por la noche para poder salir de fiesta» durante unas cuantas horas, al final de la cuales volvemos a comer unas tapas…

Aunque, concluye de forma halagadora, Spiegel no entiende cómo aún los americanos se preguntan «por qué los españoles» somos «mucho más guays» que ellos. Por una vez la fama de vagos, juerguistas, borrachos comilones es la envidia fuera de nuestras de fronteras… Menos mal que no siempre somos como nos pintan.

http://www.abc.es/sociedad/

Deja un comentario