Mejillones a la marinera. Receta fácil y rápida

  • 4 PERSONAS
  • DIFICULTAD FÁCIL
  • 2,40 €/PERSONA
  • TIEMPO DE PREPARACIÓN: 25 MINUTOS

Recetas de mejillones a la marinera

INGREDIENTES

  • 3 Kg. de mejillones
  • 7 hojas de laurel
  • 3 cebollas pequeñas picadas
  • 1 cucharada de pimentón de la Vera
  • 3 cucharadas de harina de trigo
  • 1 vaso de vino blanco (a ser posible gallego, un ribeiro o un godello)
  • 1 vaso de caldo de cocción de los mejillones
  • Un manojo de perejil fresco picado
  • Sal (al gusto)
  • Aceite de oliva virgen extra

Esta receta destaca por su especial olor a mar, ya que la salsa se elabora con la misma agua de cocción de los mejillones. La que os presento es la propia de mejillones a la marinera, existen variaciones ya que la salsa admite más ingredientes, pero esto cambiará su sabor y su textura que debe ser ligera y suave. Es un plato muy típico de cualquier restaurante gallego y especialmente de los que se encuentran en zonas costeras.

Galicia es el mayor productor de este molusco, un 95% del mejillón que se consume en España proviene de las rías gallegas. Se diferencia por su alta calidad e inmejorable sabor, contando además con denominación de origen. Al comprarlos debemos fijarnos en su etiqueta para comprobar que han pasado todos los controles de calidad. Los mejillones se pueden degustar todo el año.

Este molusco se distingue por tener un cultivo totalmente ecológico. Además se trata de un alimento muy rico en nutrientes; son ricos en vitaminas del complejo B, vitamina C, ácido fólico, hierro, fósforo, manganeso, selenio y zinc. Se trata de uno de los alimentos que aporta mayor cantidad de vitamina B12, esencial para la salud del sistema nervioso, formación de glóbulos rojos y para tener un crecimiento y desarrollo adecuados. El mejillón aporta gran cantidad de proteínas y un bajo contenido en grasas totales y saturadas, con lo que es un alimento que cuida nuestro corazón y aporta fibra a nuestra dieta. Por todo ello es beneficioso para las personas que sufren colesterol. Esta es una receta realmente deliciosa que acompañada con un buen vino blanco gallego no dejará a nadie indiferente. Buen apetito.

PREPARACIÓN DE LOS MEJILLONES A LA MARINERA

  1. Previo a la elaboración propiamente dicha, quizás el trabajo más laborioso sea el de lavar bien los mejillones. Retiraremos las barbas (pelillos laterales que salen de cada una de las conchas) ayudándonos con un cuchillo para tirar mejor. Después limpiamos las conchas por fuera para eliminar los restos de barbas.
  2. Una vez lavados comenzamos con la preparación. Para ello colocamos los mejillones en una tartera con muy poca agua, sal y las hojas de laurel. Tapamos la olla y la llevamos a ebullición. El olor de este primer paso es realmente agradable. Dejamos hasta que las conchas estén abiertas y retiramos del fuego.
  3. El siguiente paso es separar las conchas. Pasamos la parte que tiene el mejillón a otra olla y reservamos. Si tenemos una cocina de gas podemos colocarlas sobre una cazuela de barro. Tiramos las conchas vacías.
  4. Colamos el agua de cocción, nosotros lo hemos hecho con la ayuda de un “colador chino” y la guardamos para usar más adelante.
  5. Ahora vamos con la salsa. Para ello se pone un poco de aceite en una sartén y se añade la cebolla picada. Cuando esté dorada se incorpora el perejil picado y se remueve. Seguidamente espolvoreamos las cucharadas de harina, removemos y dejamos que tome color.
  6. A continuación vertemos el caldo de la cocción del marisco, el vino blanco y con la ayuda de una cuchara incorporamos el pimentón. Mezclamos bien todos los ingredientes y dejamos cocer unos minutos, removiendo de vez en cuando.
  7. Vertemos la salsa en la olla en la que tenemos los mejillones, y dejamos que cueza unos 15-20 minutos, meneando de vez en cuando la tartera para que la salsa espese y no se pegue al fondo.
  8. Antes de servir el plato dejamos unos minutos para que la salsa repose. Si la hemos preparado en una cazuela de barro podemos presentarla directamente en ella. En nuestro caso la servimos en una fuente regando bien los mejillones con la salsa que queda en el fondo.

Deja un comentario