Revuelto de trastos: el mantel de madera, la cubitera para hacer chupitos y las varillas anti pegote

Por: Mikel López Iturriaga

Ya ha llegado abril, y con él las aguas mil, la Semana Santa esperada con ansiedad a prueba de Lorazepam, y un nuevo y flamante revuelto de trastos lleno de necesidades tan imperiosas como absurdas. Recordad que el consumo es bueno, que reactiva la economía, que España va bien y que los que dicen lo contrario son unos rojos, unos antisistema o unos separatistas, así que a comprar aunque no tengas dónde caerte muerto.

Menaje de plástico del bueno

Mario Luca Giusti hace copas, fuentes, platos, jarras y vasos que parecen de finísimo cristal de Bohemia –o de por ahí– hasta que, cuando las tocas, te das cuenta de que en realidad están hechas de material acrílico. Mientras se laven a mano, prometen ser prácticamente indestructibles. Este modelo, por ejemplo, cuesta 50 euros en su propia web

Brocca PALLA

 

Mantel de madera

Las mesas de madera son muy bonitas, sí, pero también extremadamente guarras –sacar las migas de entre los tablones es una verdadera tortura china– y no muy sencillas de mantener en buenas condiciones. Si quieres tener todas las ventajas de una mesa lisa que se limpie en un pispás y la estética de una de madera antigua, el mantel Solfint será tu mejor aliado. El resto de la colección, llena de caballas, langostas y otros frutos del mar, también mola bastante. El mantel cuesta 15 euros en Ikea

0280893_PE377625_S5

 

Las tablas-puzzle

Este es uno de esos objetos que tienen muchas utilidades diferentes. Primero, y más obvio, puedes enganchar una con otra hasta que tengas una tabla del tamaño que necesites para montar una tabla de queso, embutidos, ahumados, etc. Y segundo, en el huequecito puedes apoyar una copa de vino en una cena de pie, lo que te deja una mano libre, lo que siempre va bien (por si un exceso de ese mismo vino hace que te caigas al suelo, por ejemplo). Cuestan 19,95 en su propia tienda online. 

Puzzleboard01

 

Cubitera para hacer chupitos

En teoría estos chupitos de hielo sirven para mantener las bebidas muy, muy frías –y de paso para montar un poco el circo en cualquier cena o fiesta–, pero en la práctica tienen muchos usos diferentes. Por ejemplo, si se rellenan de chocolate pueden usarse para servir postres cremosos, con zumo para sorbetes, con masa de galletas y al horno un relleno de chocolate y así hasta el infinito y más allá. Cuestan unos 8 euros en Amazon

Cool-Shooters

 

Calentador de agua por wifi

Imaginemos uno de los peores dramas posibles en el mundo: estás en el ala norte de tu mansión, te apetece un té y la cocina está en el ala sur. No sólo tienes que llegar hasta allí, sino que cuando lo hagas tendrás que esperar la friolera de ¿dos minutos? para que el agua se caliente. Pues bien, con la iKettle este problema se acabó, porque si antes de cambiar de ala le notificas via app que se ponga en marcha, cuando llegues el agua ya estará lista para que te prepares tu merecida infusión. Viene con fundas de diferentes colores –para que conjunte con cualquier cocina– y podrá comprarse a partir de la semana que viene aquí por el modiquísimo precio de 145 eurazos. 

P6068_column_grid_12

 

Macetas para hierbas aromáticas con tijera incorporada

Cualquier rincón en la cocina al que le llegue un poco de sol servirá para cultivar y tener siempre a mano esas hierbecillas que marcan la diferencia en un plato. Es perfecto para las que crecen en poco tiempo y no necesitan mucha tierra, como el cebollino, y tiene ese toque de diseño escandinavo que siempre gusta. Cuesta 34 euros en Norman Copenhaguen

330450_herbstand_action_frontview.ashx

Varillas mezcladoras anti pegotón

Las masas de pastelería son más bien espesas y pegajosas, eso lo sabe todo el mundo. Entonces, ¿por qué a nadie se le había ocurrido antes diseñar unas varillas en las que no se quedara la mitad de la masa encerrada dentro? Por suerte en el mundo hay personas listas como Lucidi Pevere, que ha solucionando el problema dejando la parte superior abierta. El mango es de madera, y las varillas acrílicas para que no estropeen las sartenes si se usan en ellas. Cuesta unos 22 euros en Royal Design

Fcf133bb7bafab4235d30e02f517dc20

 

Láminas de vegetales

Si las ilustraciones bonitas me gustan y las verduras me pirran, os podéis imaginar como explota mi cabeza cuando descubro algo que une las dos cosas. Esta vez se trata de la obra de Christopher Dina, un ilustrador que simplifica las frutas y verduras hasta convertirlas casi en iconos, pero con todo su color. En su tienda en Society6 podéis encontrar también fundas para teléfono o tablet, camisetas, bodys para bebé y mil cosas más. Las láminas cuestan unos 16 euros.

Autumn-gourds-print-christopher-dina

 

Recipiente para tarros

El BNTO! es un pequeño recipiente de plástico que puede acoplarse a cualquier tarro, y que sirve para guardar alimentos con dos texturas sin que la parte crujiente del asunto se quede blandurria. Cereales y yogur, nachos y guacamole, ensalada y vinagreta, crema de queso y apio… Además, queda muy bonito y pinterestesco. Cuesta unos 7 euros en la web de Cuppow, sus inventores, por la que vale la pena darse una vuelta con calma solo para ver la cantidad de usos que se le pueden dar a un tarro de conserva. 

 

 

Sombreros de comida

A todas aquellas que os hayáis vuelto definitivamente locas y queráis celebrarlo, os invitamos a comprar los sombreros de MaorZabarHats. Están hechos de fieltro, y por fin te permitirán llevar una ensalada, una tabla de sushi o una sartén con un huevo frito en la cabeza. Hasta que te encierren. Cuestan 198 euros en Etsy.

Il_570xN.507895233_s4jn Il_570xN.507894313_9tu3
Il_570xN.507839532_2ddk

Documentación: Mònica Escudero.

http://blogs.elpais.com/el-comidista

 

Deja un comentario