Detenidos

Detenidos

Es imposible saber cuantas personas favorables a la República hay en España. Pero ya sabemos que, en Madrid, por lo menos hay tres. Las que fueron detenidas en la mañana de la coronación. Es un pequeño dato, pero muy empírico. No fue el resultado de una bronca ni de un intento de insurrección. Según la información disponible, dos de los detenidos llevaban una camiseta “republicana”. La autoridad había prohibido las manifestaciones, pero desconozco si hay alguna legislación punitiva referente a camisetas. Yo he visto algunas que invitan a matar hippies en las islas Cies y cosas así, pero no tengo noticia de que los portadores hayan sido llevados a mazmorra. El tercer detenido es descrito en el despacho de agencia como una persona de “avanzada edad”, conducido a comisaría con su pertinaz esposa. Al parecer, el hombre saltó una valla en la Gran Vía gritando “¡Viva la República!”, eso sí, una vez que ya había pasado la comitiva real. Su mujer insistió en que estaba bajo medicación. Después del espectáculo de la selección en Maracaná, creo que cuando una persona anciana, con la salud perjudicada, se muestra capaz de saltar una valla y encima da vivas a algo en España, aunque sea la República, merecería una compensación y no ser arrestada. Ha habido unanimidad en destacar una frase en el discurso de Felipe VI: “En la España unida y diversa cabemos todos”. Una buena proposición, y creo que está dicha desde el convencimiento. Pero, por lo visto, por ahora no caben ni tres librepensadores. Me dirán que son muchos más. La única manera de contarlos sería en una votación, que no tendrá lugar porque con la soberanía popular ocurre aquí lo que Mark Twain decía de los bancos: te prestan un paraguas en verano para que se lo devuelvas cuando llueve.

http://elpais.com

Deja un comentario