El desastre del Barcelona se llevó por delante a España en el Mundial de Brasil

Hay futuro, pero este no pasa por algunos jugadores que han formado parte del núcleo duro en los últimos años, al menos en las próxima convocatorias. Con la duda de la continuidad de Del Bosque -el panorama cada día se torna más negro- algunos jugadores han quedado muy señalados. La caída libre del Barcelona se ha llevado por delante a la Selección. Los técnicos lo avistaban, pero no han podido hacer nada por evitar la dejadez y la falta de ilusión de unos jugadores azulgrana que llegaron carentes de motivación para competir, ya sea en la selección o en su club. Iniesta y Pedro son los únicos que se salvan, por las ganas, intensidad y compromiso que han demostrado.

El Confidencial ya informó del efecto arrastre que el desastre que terminó siendo el Barcelona, equipo roto sin capacidad alguna para competir por una Liga que la tuvo a favor y que entregó ante el empuje del Atlético sin más resistencia que un gol en una jugada aislada de Alexis. Esa descomposición que se llevó por delante al Barcelona se ha llevado por delante a España y lo peor es que los técnicos intuían que iba a pasar algo así.

Del Bosque y los suyos creían que los Xavi, Piqué, Busquets, Alba y Cesciban a reaccionar al calor de la habitual ambición que en la Selección habían mostrado en las últimas grandes citas. El problema llegó cuando al poco de iniciar la concentración se encontraron con jugadores con escasa respuesta y, lo que es peor, con escasa ambición de cambiar la situación. Parecían aburridos de fútbol.

El seleccionador confió en todos ellos y se siente decepcionado. También por no haber logrado cambiar una tendencia que se venía anunciando en el tiempo. Ha comprobado que el fútbol ha dejado de estar en primer plano para algunos de ellos, que dan prioridad a otras cosas. Guardiola pidió la salida de Piqué y Cesc dos años atrás porque no les veía lo suficientemente motivados y el tiempo le ha dado la razón. Lo que pocos esperaban era que Xavi bajará los brazos antes de tiempo. Martino le señaló y le dejó fuera del equipo titular en el último partido de Liga. Algo vería.

El desastre del Barcelona se llevó por delante a España en el Mundial de Brasil Las ausencias de Piqué y Xavi en el último partido han sido la gota que ha colmado el vaso. Con molestias musculares el primero y ausencia de noticias del segundo, ni uno ni otro saltaron al Baixada Arena con el ánimo de jugar. No tenían la cabeza en el partido como tampoco la tuvieron en el Mundial. El central llegaba tras dos meses de ausencia y el centrocampista pensado en un futuro lejos del fútbol competitivo.

Villar perdona las derrotas en el terreno de juego, pero las faltas de disciplina o comportamiento inadecuados son perseguidas por el presidente, especialmente en las categorías inferiores. El comportamiento de algunos jugadores les va a costar estar en la nevera durante un tiempo. La falta de actitud y compromiso es algo que no se olvida fácilmente.

Del Bosque y los suyos dudan. El apoyo que está recibiendo del mundo del fútbol activa sus ganas de seguir y de terminar de otra manera, pero el debate continúa en la cabeza del seleccionador. La Federación lo ve claro y no tiene ninguna duda respecto a que debe ser Del Bosque la cabeza visible del cambio, pero al técnico le quema mucho no haber sabido reconducir una nave que se hundía.

http://www.elconfidencial.com/

Deja un comentario