¿Enrique Peña Nieto tiene cáncer? Aumentan los rumores

epn

Desde el sexenio de Vicente Fox, quien supuestamente tomaba antidepresivos, se discutía si la salud de un mandatario era de interés público o no. ¿Nos concierne el estado de salud de los funcionarios? Muchos aseguran que este es un tema al que tenemos derecho como ciudadanos, pues del equilibrio físico y mental de los gobernantes dependen las  decisiones mesuradas.  

Desde hace unas semanas, se ha estipulado sobre la salud de Enrique Peña Nieto; evidentemente, se nota el deterioro de su complexión física en pocos meses, aunque también ello suele sucederse aceleradamente en los hombres de poder. Basta ver a Obama a inicios de su mandato y compararlo con fotos actuales. Lo mismo sucedió con Vicente Fox, quien pareció atravesar por más de una década de vida en solo seis años.

El 31 de Julio de 2013, el presidente se había sometido a una cirugía por un nódulo tiroideo. En meses recientes, los rumores sobre su salud emergieron de nuevo cuando, por ejemplo, Andrés Manuel López Obrador y su movimiento Morena hablaron abiertamente de la posibilidad de que Peña Nieto tenga cáncer (un tema delicado, que algunos consideran intrusivo mencionar).

En el contexto de la intervención quirúrgica de hace un año, CNN en español publicó en su portal ADN Político sobre la operación de Peña Nieto, informando que el nódulo tiroideo se refiere a “cualquier crecimiento anormal de las células tiroideas formando un tumor dentro de la tiroides”; generalmente, estas operaciones se realizan por prevención de cáncer.

Hace pocos días, en  Twitter, el ex candidato López Obrador había escrito sobre la posibilidad de cáncer en el presidente: “No lo creo, ni lo deseo. Pero es una buena salida para su renuncia por su evidente incapacidad”. A esto, el vocero de la presidencia, Eduardo Sánchez, respondió lo siguiente “Afortunadamente, EPN goza de cabal salud. Gracias por preguntar a la red social”.

Aunque, hasta ahora, la enfermedad es especulación pura, en México se respira un contexto hostil por el mal desempeño de la economía en los dos primero años de Peña Nieto, las reformas que siguen en la línea de una apertura comercial que no ha generado crecimiento económico desde hace tres décadas, una reforma energética que permite compartir la renta petrolera con las corporaciones más poderosas del mundo y una emergencia ecológica que la reforma empeora. En este momento el presidente vive una coyuntura difícil que, si bien podría explicar su apariencia, para muchos no justifica un desmejoramiento físico tan acelerado.

http://pijamasurf.com/

Deja un comentario